viernes, 4 de junio de 2010

Satsang en Om Gursan - I

En Om Gursan meditamos a la salida del sol. El latido de un tambor nos indica el momento de finalizar la meditación para escuchar Satsang. Sobre la hierba nos sentamos bajo la arboleda de un vergel en flor. El maestro esta entre nosotros como uno mas, nada lo distingue. El dice que también es un discípulo y que todos somos maestros. Nombra a uno de nosotros para que dé Satsang.
Esté se levanta para ubicuarse de frente a todos los demás, somos una trentena. No le resulta fácil fluir. Sin duda se pregunta: ¿Y que digo ahora? Nos mira, sonríe, balbucea, suspira... Todos hemos pasado por ese trance. ¿Como traducir en palabras el lenguaje del Infinito?...
Tras las hesitaciones y los titubeos "arranca" el Satsang. Es todo un reto hablar en Compañía de la Verdad. Pronto la mente empieza sus divagaciones embelesada ante las experiencias de la Luz Divina. Las palabras de Roberto ya no tratan de las Enseñanzas... Se han vuelto un rosario descriptivo de sus propias e increíbles experiencias espirituales.
"... y entonces he sentido como la Luz entraba en mí, y todo mí cuerpo vibraba y se llenaba de energía... y he visto unos colores resplandecientes que salían por mis manos... me recordaba a mi madre cuando me acurrucaba en sus brazos... notaba tanto poder dentro de mi... ha sido tan, tan maravilloso, es lo mas increíble, que me halla pasado..."

*******

Hoy me toca preparar la cena, junto a Roberto y Julia. Roberto aun sigue con los detalles de sus fantásticas experiencias espirituales. Julia le escucha cautivada, bebiendo y empapadose de los relatos de Roberto.
"- Que bien Roberto, tienes tanta suerte de poder experimentar todo esto, ya me gustaría a mi también ver esa energía de luz. Sabes, yo cuando medito me quedo esperando experimentar algo. Me relajado y me siento apaciguada, pero nada mas."
"- Claro, pero es que tienes que tratar de sentir..."

Me digo a mi mismo: "Manuel para tu mente".

*******

Han pasado tres meses y el maestro me ha invitado de nuevo a quedarme unos días en Om Gursan. Las caras me son conocidas, están Roberto y Julia. Tras el cuarto día, me encuentro nuevamente con ellos preparando la cena. Roberto parece estar afligido, esta muy calladito. Julia esta exuberante, plena y radiante.
Preocupado le pregunto a Roberto si le pasa algo.
"- Es que desde la ultima vez que estuve aquí ya no experimento la  Gracia como antes... Ya no experimento la Luz Divina...".
Julia se queda sorprendita:
"- ¿Como es eso, Roberto?"
"- Medito muchisimo, invocando la Luz, trato de verla, de experimentarla, pero no ocurre nada...".
Julia le mira compasiva y con la voz llena de dulzura pregunta:
"- ¿Porque intentas repetir tus experiencias con la Luz? Deja que la Gracia fluya siempre nueva y fresca, deja que sea ella que te experimente y se manifieste. Solo acéptala como viene. Agradece lo que te enseña."
"- ¿Y a ti Julia, como te va?"
"- Bien."
Roberto se queda esperando que ella sea mas elocuenta. Julia sonrie y añade:
"- Todo fluye y todo esta en paz."

Fuentes:

Hombres que corren con los lobos
"Satsang en Om Gursan"

3 comentarios:

Anónimo dijo...

El apego y la necesidad de obtener resultados al meditar sólo puede atraer fustración al no conseguir obtener llegar a la metas que hemos idealizado en ideas preconcebidas de bienestar.El meditar, el vivir es un constante fluir sin esperar.... viviendo, sólo así fluimos en paz. Así no se hace distinción entre recibir o no recibir pues todo es en esencia lo mismo :)
Gracias Hombre que corres con lobos !!!
Paula

El que corre con lobos dijo...

Gracias por tu visita, Paula.

Te amo, espíritu mío dijo...

Mediante los símbolos, las metáforas y las alegorías se traduce en palabras el lenguaje del Infinito. Sin embargo, aún así ese lenguaje es incomunicable y quien lo recibe debe encontrarlo por sí mismo, de lo contrario no lo recibe.

También he balbuceado. Cada vez que abro mis labios para cantar, sufro, padezco, experimento ansiedad, porque no canto nada. Siento que todo lo que expreso no es sino una falsificación de aquello que me es impronunciable.

A veces, crearse una imagen a partir de una experiencia espiritual puede devenir en la construcción de una jaula que encierra al espíritu, privándolo de fluir hacia aquello que está más allá de esa imagen mental que uno se hace luego de la experiencia espiritual y que no calza con su genuino ser: porque mientras la imagen que de ella se hace es limitada, ella es ilimitada. Y la imagen nos limita con su limitación, privándonos de lo ilimitado.

Related Posts with Thumbnails
ASHES AND SNOW
http://lh4.ggpht.com/_Wbrv4TZOFic/SZcqRLSIoCI/AAAAAAAABCA/7wGZN6NL01g/Ashes%20and%20Snow%20022.gif

Según Platón, el conocimiento es un subconjunto de lo que forma parte a la vez de la verdad y de la creencia.
Integral Philosopher Michel Bauwens "Vision"