domingo, 4 de noviembre de 2007

Fundamentos de la Wicca.

La wicca no es una religión cuya doctrina es impuesta por una organización jerárquica, no dispone de una biblia o libro sagrada al que recurrir para encontrar guía e instrucción, incluye muchas Tradiciones, permite al individuo rezar y practicar el culto por su cuenta y asume que cada persona desarrollará su propio sistema de creencias y prácticas espirituales.
Se estima que la mayoria de los wicanos practicantes son solitarios.
Por lo tanto se podria afirmar que la Wicca es un sistema de autoconocimiento que admite una practica eclíptica.

Para el wiccano, el aspecto femenino de la divinidad está representado por la Luna, y el masculino por el Sol, y por ello se rinde culto al dios y a la diosa indistintamente, que son la versión occidental de Shiva y Shakti, del yin y el yang, ya que ambos son imprescindibles para la vida. La Wicca, por otra parte, no posee ningún libro sagrado, ni tampoco se fundamenta en dogmas, pero sí presenta un sólido sistema de valores en el que el respeto por otras religiones ocupa un lugar central. La Wicca no se basa tanto en la creencia como en la experiencia, y no excluye a nadie por principio, con independencia de su sexo, edad o cultura.

Pese a la opinión mayoritaria, la Wicca no es equivalente a la magia, aunque muchos de sus seguidores recurren a ella. En cualquier caso, su uso de la magia está siempre limitado por el principio básico de no infligir daño a ningún otro ser vivo: “Haz lo que quieras, pero sin dañar a nadie”. Otra de sus premisas, la llamada “ley de triplicación”, reza que todo lo que hagas, sea bueno o malo, te será devuelto multiplicado por tres; si dispensas amor, recibirás amor; si das odio, atraerás más odio. Para el verdadero wiccano la magia no tiene color, no es blanca ni negra, y lo único que cuenta son las intenciones de quién la maneja.

Convertirse en wiccano no es un acto inmediato, sino un proceso que requiere tiempo y que exige aceptar la filosofía de la vieja religión. La iniciación suele ser siempre individual y anónima: uno se confía a las deidades de la naturaleza y promete que respetará sus normas. A partir de ese momento ya es wiccano, y puede ejercer como tal en privado, o bien participar el rituales colectivos formando parte de los coven o agrupaciones de brujos, normalmente compuestos por trece miembros liderados por una gran sacerdotisa, que se reúnen para llevar a cabo sus celebraciones. Precisamente a raíz de la publicación de los libros de Gardner, muchos de estos coven, que habían seguido operado en secreto en toda Europa durante siglos, salieron a la luz. En nuestros días se reúnen abiertamente en lunas llenas y fechas especiales para celebrar en común su particular comunión con las fuerzas de la naturaleza, y en algunos países como Gran Bretaña gozan de espléndida salud y sus rituales son multitudinarios.

La palabra aquelarre nos trae inmediatamente asociaciones con la idea del diablo. Es cierto que el dios wiccano, representado comúnmente con cuernos, se ha identificado con el Maligno. Sin embargo, los wiccanos no creen en Satán, a quien consideran una figura de la cultura cristiana completamente ajena a su tradición. Sus rituales consisten en mezclarse con la naturaleza y rendirle culto, pero en ellos jamás utilizan nada que esté vivo ni muerto, no hay presencia de sangre ni cadáveres de animales. Las hierbas, las velas, el agua, la sal o la arena son los elementos mágicos del auténtico wiccano. Y jamás recurren a la magia para atacar a nadie, tan sólo para defenderse si llega la ocasión. Únicamente existe un ritual, llamado “El Gran Ritual”, en el que se practica sexo, pero contra lo que se pudiera pensar no se trata de una orgía, sino de un acto íntimo con el que ellos celebran la unión de los dos principios.

Puesto que respetan a todas las religiones por igual, el wiccano jamás comete sacrilegios, ni mucho menos pacta con entes malignos. Tampoco pueden ser considerados una secta, puesto que carecen de líder y nadie les obliga a permanecer en ella. El wiccano hace de la libertad un derecho inalienable y son de natural comedidos y discretos, de manera que es difícil encontrar a un verdadero wiccano alardeando de su condición de brujo.



Ser wiccano

El wiccano se siente parte de la naturaleza y cree que los ríos, las plantas o las estrellas son sus parientes. Se cree un miembro de la gran familia universal y busca vivir en armonía con los elementos. Por eso el wiccano honra las estaciones en su vida diaria, respeta los ciclos de nacimiento, crecimiento, cosecha y descanso, y cree asimismo en la reencarnación. El wiccano piensa que tras cada problema se esconde una oportunidad de crecimiento y trabaja por el bienestar colectivo.

El wiccano se apoya en la Luna para ayudar y sanar a otros. Comienza sus proyectos con luna creciente, los energetiza en luna llena, y limpia las obstrucciones en luna menguante y luna oscura. Puesto que abraza el panteísmo, encuentra lo divino en todas partes y en cualquier lugar y circunstancia puede hacer su círculo sagrado, invocando a los cuatro puntos cardinales, al planeta y al Cosmos. El wiccano presta asimismo gran atención al mundo de los sueños y explora otras dimensiones, de las que extrae conocimiento y poder.

Todo wiccano se siente comprometido a luchar contra la polución física y espiritual del planeta en que vive. La naturaleza es su maestro y su libro sagrado. Y sus herramientas son el athame o cuchillo ritual, la varita para dirigir las corrientes de energía, el caldero que simboliza el vientre materno, la escoba para los rituales de limpieza y protección y el incensiario para arreglar sus altares. Cada practicante utiliza un libro, llamado “Libro de las sombras”, en el que registra los rituales, hechizos y todo cuanto se relacione con su faceta de brujo. Y lleva también un Libro de sueños, un diario onírico donde anota sus experiencias nocturnas.

Por lo general, el verdadero wiccano considera una imprudencia aceptar dinero a cambio de sus trabajos, y cree que su poder es en última instancia un regalo que pertenece al dios o a la diosa, y que él debe manejar con sumo cuidado. Todo lo que toma de la tierra, lo retribuye más tarde, y su comportamiento es irreprochable a los ojos de la sociedad. La Wicca es un sistema de creencias luminoso y el wiccano practica el pensamiento libre y se involucra en el compromiso del crecimiento personal. Para él, la Senda es un camino entre otros muchos, una alternativa que no reclama exclusividad, es la vía de los sabios, tan antigua como la historia del hombre, tan viva como lo ha estado siempre.

El énfasis en el individualismo dentro de la wicca alienta a sus seguidores a que piensen por si mismos; pero, por otro lado, este individualismo causa muchos desacuerdos. Los paganos tienden a desentenderse de la comunidad en la que viven si ésta no les satisface, no es una religión cohesiva.

A pesar de ello, se puede decir que los wicanos tienen más puntos en común que desavenecias y, por este motivo, se reúnen en Festivales o grandes grupos de interacción y comunicación para compartir todos sus conocimientos.

Antiguamente, las almas escogidas se dedicaban al trabajo de practicar y saber todo lo concerniente a las artes magicas de la fertilidad natural, las cosechas, el estado del tiempo, los signos o letras sagradas, estos eran los Wiccas.

Hay muchos mitos y malinterpretaciones alrededor del mundo de la Wicca y la práctica de la brujería. La brujería y sus rituales son usualmente confundidos con la adoración a Satán y prácticas ocultas. Pero la realidad es que la Wicca es una religión practicada por más de 2000 años como una de tendencia panteísta y centrada en la tierra.

*

Polaridad dual de la Deidad.
*

Creencia en la Reencarnación
*

Respeto por toda la naturaleza
*

Inmanencia de la Deidad
*

Respeto por la Madre Tierra
*

El cambio de estaciones marca las festividades o Sabbats
*

Existen 8 Sabbats solares y 12 ó 13 Esbats lunares
*

La wicca es una religión que se acepta o se rechaza libremente -no hay proselitismo-.
*

Todos los iniciados son Sacerdotes o Sacerdotisas
*

Igualdad de sexos y razas.
*

Uso del Círculo Mágico como forma de celebración y oración
*

Búsqueda contínua de la educación y el aprendizaje.
*

La wicca es multicultural y, en cierta medida, clandestina u oculta.

1 comentarios:

ARZA dijo...

ME HA ENCANTADO LA PAGINA. ME HA SIDO DE MUCHA AYUDA, YA QUE ESTOY EN UN MOMENTO DE DÍFICILES DECISIONES Y DESORIENTADA TOTALMENTE. ME GUSTARÍA CONTACTAR CON ALGUN/A WICCANO EN MADRID.

Related Posts with Thumbnails
ASHES AND SNOW
http://lh4.ggpht.com/_Wbrv4TZOFic/SZcqRLSIoCI/AAAAAAAABCA/7wGZN6NL01g/Ashes%20and%20Snow%20022.gif

Según Platón, el conocimiento es un subconjunto de lo que forma parte a la vez de la verdad y de la creencia.
Integral Philosopher Michel Bauwens "Vision"