jueves, 1 de noviembre de 2007

Introducción al Paganismo Contemporáneo.

¿Qué es el Paganismo?

Antes de entrar en materia conviene definir lo que significa la palabra paganismo: paganismo y pagano son palabras que proviene del latín "paganus", "pagus": campo, rural o de fuera de la ciudad. El empleo del término a lo largo de la historia es quizás demasiado extenso y susceptible de grandes debates; de forma breve, pagano era el término para designar a una persona que residía en el campo o simplemente campesino. El término fue empleado desde finales del Imperio romano para englobar a todas aquellas gentes que aún no se habían convertido al cristianismo. Es una referencia a una época en que los cultos urbanos del imperio, especialmente en las clases altas, se establecían como la nueva religión oficial, mientras que las personas del campo continuaban con los viejos ritos. Posteriormente "pagano" fue usado en su sentido peyorativo, para las "religiones falsas y sus seguidores", usándose para aplicarlo a cualquier tipo de creencia autóctona no-cristiana.

¿Qué es el Paganismo Contemporáneo?

El término general Paganismo Contemporáneo se refiere al conjunto de religiones basadas en la reconstrucción, renacimiento o reinterpretaciones modernas de las religiones indígenas de Europa y el Mediterráneo. Pagano es el término genérico que utilizan los practicantes.

A principios del siglo XX, "pagano" tomó como otros significados ateo, agnóstico o sin religión. En la actualidad, el término se utiliza con dos significados opuestos: el peyorativo, utilizado por la prensa en el sentido de "falta de religión", como a principios del siglo XX, y el propiamente pagano para referirse a sus creencias.

Hay que distinguir aquí la clasificación en tres períodos de tiempo, entre Paleopaganismo, Mesopaganismo y Neopaganismo:

Paleopaganismo: término general para los originales cultos politeístas, basados en la naturaleza, de las tribus en Europa, Africa, América, Asia, Australia y Oceanía. Algunos de estos sistemas podían ser sexistas, racistas, homófobos…

Mesopaganismo: término general para una variedad de movimientos cuyo objeto es recrear, revivir o continuar lo que sus fundadores pensaron que eran los mejores aspectos de los caminos paleopaganos de sus antecesores. En algunos casos, estuvieron muy influenciados, accidental o deliberadamente, por prácticas y conceptos derivados de las visiones monoteístas, dualistas o agnósticas de sistemas como el zoroastrismo, cristianismo, judaísmo, islam o temprano budismo. Algunos ejemplos de estos sistemas de creencias mesopaganos: franc-masonería, rosacruces, teosofía, las formas de Druidismo influenciadas por los movimientos anteriores, las creencias africanas sincretizadas: Santería, Vudú, Candomblé; la religión/filosofía Thelema de Aleister Crowley, Odinismo, algunas “Tradiciones familiares” de Brujería y algunas denominaciones ortodoxas, ”tradicionalistas británicos” de Wicca. Algunos de estos sistemas podían ser sexistas, racistas, homófobos, etc.

Neopaganismo: término general para una variedad de movimientos que comienzan aproximadamente a partir de la década de los 60, con la intención de recrear, revivir o continuar lo que sus fundadores pensaron que eran los mejores aspectos de los caminos paleopaganos de sus antecesores, incluyendo ideas más humanistas y plurales para eliminar todo lo posible las influencias monoteístas, dualistas o puritanas occidentales. Algunos ejemplos: la mayoría de tradiciones heterodoxas de Wicca, el Druidismo según lo entienden algunas órdenes americanas, parte del Paganismo nórdico. Los sistemas neopaganos de creencias no son sexistas, ni racistas ni homófobos.
Definiciones de Isaac Bonewits.

El Paleopaganismo

El padre de lo que hoy día se llama paganismo es el paleopaganismo el cual se inició en la edad de piedra como culto a una Gran Diosa, madre del chamanismo, con el tiempo este culto fue evolucionando en cultos a la fertilidad y a los dioses de la caza. A comienzos de la edad de bronce aparece la escritura y de esa forma comienzan a registrarse los eventos y costumbres religiosas. En la época de mayor esplendor de esta edad se emprenden las construcciónes de monumentos megalíticos cuyo símbolo mas representativo es el Stonehenge.

Las herencias Celtas

Hemos de buscar las raices del Paganismo Contemporáneo entre los antiguos pueblos Celtas que poblaron gran parte de Europa.
Los Celtas procedían originariamente de Asia y formaron un tronco étnico, como miembro del pueblo indogermánico, que se estableció en el occidente de Europa. En el siglo XX a.C., los Celtas ya habitaban el centro y norte de Europa. Para el año 1000 a.C. se extendieron por las Islas Británicas, norte de Francia, parte de Suiza y norte de Italia. Invadieron España en el siglo IX a.C. Su lengua era indoeuropea, de la cual se conservan escasos registros literarios.

El chamanismo que practicaban nació en Siberia, al parecer procedente de antiguos pueblos Hindúes. Desde Siberia, el chamanismo se expande a través del estrecho de Bering hacia lo que hoy denominamos Alaska y desde allí a todo el resto del continente Norte Americano.
Por medio de unas sucesivas olas migratorias de tribus nómadas, que llegaron a Europa, el chamanismo se expandió dentro de lo que mas tarde se constituyera como la cultura céltica, convirtiendo a los Chamanes en Druidas. De su mano, los Celtas adquirirán una nueva perspectiva sobre las relaciones del ser humano con su entorno, la Madre Naturaleza.

El contingente migratorio celta constituyó uno de los mayores en la historia europea, este amplio movimiento de pueblos alteró la población de las regiones donde se asentaban, no se trata del desplazamiento de un pueblo entero o de una tribu. Los grupos dirigidos por sus jefes, llevan consigo sus familias, enseres y ganado.
En unos casos acuerdan y negocian con las tribus que a su paso encuentran, en otros las espadas de hierro se enfrentan a los más débiles escudos de bronce y sin olvidar el pillaje que realizaron en pueblos como los helenísticos.
Pero, sobre todo buscan tierras donde asentarse. Los celtas eran básicamente campesinos. Dentro de su amplia diversidad de tribus y clanes no poseyeron un sentimiento solidario de nación única. Ni siquiera entre los propios galos que constituyen el núcleo fundamental.

Los pueblos Celtas impusieron su autoridad y sus cultos se fundieron con los de los pueblos mas primitivos, siguiendo venerando a los dioses y diosas antiguos de la fertilidad y un sinnúmero de personajes y deidades mágicas tales como elfos, gnomos, duendes, hadas y ninfas, que inspiraron y protagonizan multitudes de leyendas, historias y poesía.
El chamanismo o druidismo que profesaban tenia una filosofía que podría definirse de esta manera:

"La Tierra es un organismo vivo, toda vida en el Universo es atravesada por la energía creadora de la Fuerza de Vida y que todo lo que existe es parte de una unidad mayor, la Tierra no es un cuerpo muerto, pero está habitada por los espíritus que constituye su vida y alma. Todas las cosas existen drenando su fuerza del espíritu de la Tierra. Este espíritu es la vida, es alimentado por las estrellas y alimentan las cosas vivas que abriga en su vientre".

Durante la ocupación romana se inicio las persecuciones en contra de los Druidas. Estos como representantes del espíritu tribal adoptaron un papel subversivo al poder de Roma. Fueron cabecillas de numerosas rebeliones y resistencias a la autoridad romana. Muchos de los que sobrevivieron se refugiaron en los territorios del norte que aun no habían caído bajo el yugo de los conquistadores, principalmente en Irlanda y Britannia. Otros se establecieron en el Sur, en las costas atlánticas de la península ibérica.

A pesar de su poder de dominio los romanos toleraron las religiones ya existentes en las regiones conquistadas. Sin embargo tras unos pocos siglos de ocupación fueron los responsable de la expansión de una nueva religión: el Cristianismo.

La aparición de la secta cristiana comenzaría con la persecución de la que fue objeto por parte de las autoridades, no solo romanos, sino también de otros grupos políticos y religiosos de la época.
A medida que el Imperio se hacía mas débil y corrupto el cristianismo cobraba mayor influencia en este y pasa de ser una secta a una religión organizada, finalmente con el ascenso de Constantino al trono del imperio dicha religión se convierte en la oficial del imperio, lo cual contribuye a agravar aun mas la crisis del Imperio; para cuando el emperador Juliano se da cuenta de la situación ya es demasiado tarde como para que sus acciones surtan efecto, y es asesinado por intentar restaurar los antiguos cultos paganos.
Finalmente el Imperio Romano se viene abajo y es invadido por una sucesión de pueblos de origen germano en su mayoría, los cuales por conveniencias diplomáticas entre jerarcas cristianos y jefes paganos, son convertidos a la religión cristiana, de esta forma se logra conservar el cristianismo como religión oficial en las regiones de Europa que antes pertenecían al Imperio, mientras que las regiones limítrofes conservaban los cultos nativos.

La conversión al cristianismo fue mucho más larga de lo que comunamente se ha dejado creer. Ciertamente fue un proceso que duro varias centurias para que la casi mayoría de la población se convirtiera al cristianismo. Sin embargo la aristocracia apuesta, por estar convencida del poder político ofrecido, por la nueva religión. Los campesinos que eran los verdaderos paganos rehusaron a aceptar a los ensimismados venidos de Oriente, aferrándose tenazmente a sus antiguas creencias. Percibiendo esto, los sacerdotes cristianos adaptaron estas creencias en sus dogmas religiosos.
Durante este proceso de evangelizacion, las oraciones cristianas frecuentemente usaron encantamientos paganos alterando a penas los nombres de los antiguos dioses por aquellos santos y apóstoles. Algunas de estas oraciones en gaélico aun se usan en las tierras altas de Escocia y en las Islas Hébridas. Muchas constituyen encantamientos paganos poco disfrazado para obtener buenas cosechas o para consagrar las semillas. Esas oraciones invocaban a Sta Brigida, que es una versión cristianizada de la diosa céltica de los fuegos sagrados y manantiales santos, Bridget.

La religión antigua y oculta de la Europa medieval era el paganismo. Este 'culto-brujeril' supuestamente sobrevivió hasta que la Iglesia finalmente tuvo el poder en el siglo XV, con los procesos de la Inquisición, para destruir esta religión natural de las masas. Esta claro que los rituales paganos sobrevivieron bien entrada la era cristiana. Ellos se pueden ver en el Mardi Gras y el Fasching de Francia y Alemania, Halloween de Irlanda y Estados Unidos, y el Maypole o árbol de la fertilidad Ingles. Pero, la sobrevivencia de rituales paganos, mascaras, y disfraces, desafortunadamente no demuestran la sobrevivencia del paganismo.
Ya en el temprana Edad-Media, las religiones pre-cristianas fueron reprimidas mediante medidas draconianas. El emperador Carlomagno hizo asesinar a los sacerdotes paganos en Sajonia. En el siglo XI hubo una gran revuelta en Polonia liderada por sacerdotes paganos, la cual fue ahogada en sangre.
Con todo, conforme en la Iglesia católica se incrementaba la lucha implacable por el monopolio de almas, por toda Europa, de manera solapada, comenzaron a surgir en la Europa mediterránea múltiples órdenes o escuelas esotéricas que eran declaradas herejes y perseguidas ferozmente.
Para detenerlos, en 1184, el papa Luciano III instauró un procedimiento legal, la "inquisitio", que permitía el enjuiciamiento directo sin denuncia previa, como un instrumento para acabar con la herejía cátara. En el siglo XIII se extermina a los Cátaros, cuyo culto, originario de oriente llego con el regreso de las cruzadas y contenía demasiadas reminiscencias de las antiguas religiones.
Fueron declarado herejes todos aquellos que osaran discutir los dogmas de la Iglesia. Algunos de estos herejes fueron hombres de ciencias e intelectuales que vieron en las manifestaciones de la Naturaleza, la Gran Diosa, una fuente de sabiduría e inspiración espiritual. Aquella herejía medieval se alimentó de la riquísima herencia que los celtas y los druidas dejaron entre sus pueblos y habitantes, y, posteriormente, se desarrolló y prosperó como consecuencia de la corrupción y de los formalismos excesivos de la Iglesia Católica, alejada de las verdaderas inquietudes espirituales de una parte muy importante de su congregación.
Así es como en el siglo XIV los Templarios son condenados por herejia, acusados de practicar ritos inspirados en las corrientes gnósticas orientales y por lo tanto vinculados a ritos paganos.

Hay que precisar que con el reconocimiento del cristianismo como religión estatal en el siglo IV por los emperadores romanos, los herejes comenzaron a ser considerados como enemigos del Estado; y durante los diez siglos siguientes, del V al XV, los siglos de la Edad Media, el creciente poder político y religioso del catolicismo fue paralelo al oscurantismo cultural y espiritual que sufrió Europa. De esta manera la acusación por herejía fue utilizada como instrumento politico para deshacerse de elementos indeseables.

Así pues, no es hasta la creación del Tribunal de la Santa Inquisición y del Santo Oficio que toda practica de la antigua religión es duramente perseguida y condenada. La fuerza de su brazo, desde los templarios a Juana de Arco (1431) y durante varios siglos más, se hizo sentir en Europa entera contra brujos, disconformes y oponentes ideológicos de la Iglesia católica.
Durante esta época, muchas mujeres y hombres fueron perseguidos por practicar ritos relacionados con la antigua religion, calificados como brujería.

El círculo sobre los últimos seguidores de los viejos cultos se cerró en el siglo XIV, durante la Peste Negra, cuando las supersticiones rampantes los acusaron de haber invocado a los espíritus malvados causantes de la enfermedad en sus aquelarres.
El golpe final ocurrió en 1486 cuando los inquisidores dominicos Jakob Sprenger y Heinrich von Krämer editaron "El Martillo de las Brujas" (Malleus Maleficarum), un manual que describía prácticas y formas de identificar a los brujos y brujas, que recibió la venia del papa Inocencio VIII. Entre 1550 y 1640 los brujos y brujas, perseguidos y marginados, ardieron en hogueras por toda Europa.
Este manual ocasiono una ola de histeria colectiva que relaciono la practica de los antiguos ritos, con el culto a Satanás. Hay que precisar que esta representación del mal era desconocida entre los paganos Celtas.
Como en muchos de los casos, este horror surgió del miedo, la ignorancia y de informaciones incorrectas. La mayoría de las personas que fueron capturadas, torturadas y matadas no eran brujos o brujas, simplemente personas que estaban en el lugar incorrecto, que provocaban envidias, o que no encajaba en la sociedad.

El resultado de todo el proceso fue la condena de los ritos pre-cristianos como magia negra, diabólicos y brujería.

El nuevo renacer

El uso y sentido del termino Neopaganismo ha ido variando de forma profunda en estas décadas, por el desarrollo y aumento exponencial de practicantes. En su momento Neopaganismo por propia definición es una etiqueta diferenciadora de los movimientos reconstructivos modernos, frente a los paganos históricos de las antiguas culturas. El término en sí de "neo-pagano" lo populariza Oberon Zell-Ravenheart en 1967, creador y editor de la conocida revista pagana "Green Egg", a través de sus artículos.

Mucho antes, ya desde el siglo XIX y dentro del movimiento romántico, surge en Alemania, Escandinavia y las Islas Británicas un interés hacia el paganismo germánico, el renacimiento vikingo y el Druidismo. También surgen, en Inglaterra, varias órdenes ocultistas y esotéricas, entre ellas la conocida "Golden Dawn" o la "OTO". Numerosos autores, desde antropólogos a escritores conocidos, se involucran con estas organizaciones. Además del fénomeno social que se da a partir de finales del siglo XIX y principios del XX, el interés por el espiritismo. Un interés hacia lo esotérico en general que se mantiene durante el siglo XX y continúa hoy.

En la década de 1920 la antropóloga Margaret Murray lanza sus hipótesis y estudios sobre la brujería como una religión mantenida en secreto y cuyos orígenes podrían remontarse a las expresiones chamánicas de la prehistoria europea. Posteriormente el autor inglés Gerald B. Gardner publica en 1954 "Witchcraft Today" donde habla de las creencias y prácticas de brujos del área de New Forest, siendo él mismo un brujo iniciado por éstos.

Con la presencia de Gardner y otros autores en los medios de comunicación, surge un fuerte interés por la brujería en el gran público, en Inglaterra y EE.UU. En la década de los 60 y 70 también resurge el interés por el reconstruccionismo Druídico y germánico, incluyendo a EE.UU. y la propia Islandia con Ásatrú que recupera la religión islandensa.

A partir de los 80-90 hay un crecimiento enorme en el desarrollo de las sendas paganas, que continúa en la actualidad. Dentro del Paganismo actual encontramos un panorama polarizado: por un lado, las sendas con carácter reconstruccionista/tradicionalista, que se basan en el estudio y recuperación de las tradiciones religiosas pre-cristianas que nos han llegado o se mantienen en algunos lugares. Por otra parte, otras sendas están influenciadas por ideas modernas, o bien son adaptaciones puramente modernas y eclécticas respecto a la sabiduría ancestral y que suelen distinguirse con el apelativo de neopaganas.

En algunos casos, numerosas ramas paganas, especialmente relacionadas con la brujería moderna, son víctimas del comercio new-age y del mercantilismo.

Breve resumen de las tradiciones más conocidas en el Paganismo actual.

Druidismo: las órdenes druídicas toman su inspiración en los dioses y tradiciones de los pueblos celtas. El Druidismo significa explorar la sanación, adivinación y la mitología sagrada, buscado el estado de consciencia que otorga la Awen (inspiración). Existen órdenes druídicas (mesopaganas) que no necesariamente están relacionados con el paganismo, sino con enseñanzas de tipo esotérico o influencia cristiana. En la actualidad también encontramos otras organizaciones druidas centradas en la práctica religiosa pagana, que se auto-denominan en ocasiones como neo-druidismo, así como en preservar la cultura de los pueblos celtas.

Paganismo Céltico Reconstruccionista: como su nombre indica, centrado en la herencia de los pueblos celtas, aunque no sólo reducido al sacerdocio y la práctica espiritual, sino también estudiando las particularidades culturales.

Paganismo Germánico (Heathenry):
el Heathenry (de la raíz anglosajona heathen, brezo; como pagano, pero sin raíz latina y matiz diferente) agrupa a distintas religiones que recuperan y reviven las antiguas prácticas pre-cristianas de diferentes pueblos nórdicos (escandinavos, germanos, islandeses…). De estos pueblos ha llegado a nuestros días material escrito y una amplia tradición, en algunos casos como sucede con Islandia, la expansión del cristianismo no se completó hasta el siglo XI era común. Bajo esta definición encontramos una serie de senderos concretos y diferenciados, como: Ásatrú, Forn Sed, Odinismo, Theodism, Wotanismo.

Wicca (Brujería Moderna):
también denominada brujería neo-pagana, su forma pública surge en los 50 a través del autor Gerald B. Gardner y su exposición de prácticas y creencias tradicionales de brujas británicas. Gardner dio forma a un sistema ortodoxo estructurado, el cual ha ido desarrollándose mediante el trabajo de otros autores, hasta llegar a la forma heterodoxa de la Wicca actual. En su base, es un camino iniciático y mistérico, donde el iniciado entra en profunda comunión con los Dioses de la brujería, los poderes y misterios de la Naturaleza y de la psique humana. En la actualidad, numerosas vertientes que utilizan para sí el nombre de Wicca aúnan conceptos nueva era con fuertes influencias del ecologismo y el feminismo, con lo que se ha desarrollado una wicca paralela que es un cajón de sastre para un paganismo genérico carente de bases o herencias culturales.

Brujería Tradicional
o brujería europea, son las diversas tradiciones culturales/familiares (de carácter pre-gardneriano). Entre ellas, Stregheria (brujería italiana), brujería escocesa, vasca, galesa, bretona, etc. Con distintos matices culturales, tienen el nexo común del fuerte culto a los Antepasados. Ha existido, existe y seguirá haciéndolo a pesar de ciertos conceptos alejados de la realidad que se han popularizado en el entorno de la brujería moderna.

Helenismo. Reconstrucción de la religión griega.

Khemetismo. Reconstrucción de la religión egipcia.

Religio Romana. Reconstrucción de la religión romana.

Fuentes:



0 comentarios:

Related Posts with Thumbnails
ASHES AND SNOW
http://lh4.ggpht.com/_Wbrv4TZOFic/SZcqRLSIoCI/AAAAAAAABCA/7wGZN6NL01g/Ashes%20and%20Snow%20022.gif

Según Platón, el conocimiento es un subconjunto de lo que forma parte a la vez de la verdad y de la creencia.
Integral Philosopher Michel Bauwens "Vision"