sábado, 9 de febrero de 2008

EL SENDERO DEL CAZADOR DE SUEÑOS


Los Cuatro Acuerdos (1)
Los Cuatro Acuerdos (2)
La acción consiste en vivir con plenitud
El Guerrero
El comportamiento del Guerrero
La Actitud del Guerrero
El Miedo
Las armas del guerrero
La Confesión de un Guerrero
¿Cuáles son los requisitos del intento o voluntad?
Las Alas del Intento
Conéctate al intento


2 comentarios:

ablanathanalba dijo...

Este texto evoca una senda de conocimiento.

Juventud sin vejez y Vida sin muerte

Cuento Almaterial para niños medievales oído en Transilvania







El mundo de las palabras y de sus sonidos es un cosmos luminoso cuyas estrellas forman extrañas constelaciones y galaxias brillantes.
Las galaxias son las lenguas y las constelaciones tienen que ver con los sistemas de pensamientos y sus axiomas, las oraciones de los diferentes credos y de las diferentes creencias del ser humano. Hay constelaciones cristianas, otras musulmanas, otras budistas, otras taoístas y otras hinduistas y así en adelante, un sinnúmero de órdenes y formas que brillan en el cielo de la cultura y civilización humana.
Pero no hay que olvidarse que las estrellas aparecen en la noche. Esta noche es la ignorancia del individuo, su falta de entendimiento. Cuando el habitante de la tierra, despierta y se ilumina, ya no hay constelaciones puesto que la noche ha terminado.
El amanecer acaba con toda sombra y la negrura tiene que partir hacia sitios que desconocen el día y la luz. El sol, única luminaria del día, es la imagen de la sabiduría universal que no necesita de compañía en el cielo. Pero no olvidemos que hay nubes y lluvia, tempestades y sombras que pueden oscurecer momentáneamente la luz del sol.
Ya no se trata de ignorancia de la necedad, de malas intenciones y del deseo de oscurecer la luz a toda costa.
La religión universal es la sabiduría.
Sólo en la ignorancia de su destino existencial, necesita el hombre de un cúmulo de religiones que no hacen más que diferenciarlo y separarlo de la visión universal. Por otra parte, cuando la luz del día brilla inconfundiblemente, hay una suerte de contraluz que trata de opacar la verdad universal con ocurrencias que descontrolan el ritmo normal de las cosas y trocan el interés del individuo en una preocupación hacia y por el mundo de la subsistencia. En un segundo la intención mental puede anular su estado de alegría natural.
Confundir la subsistencia con existencia es el error moderno del individuo metropolitano.
Uno de los métodos más eficaces para combatir la apatía intelectual es el interés por las palabras. Convivir con los sonidos es una tarea de gigantes: no es nada fácil conjugar una actividad trivial con la búsqueda de las “palabras que faltan” - como llama el Kalevala a las tres palabras necesarias para terminar la construcción del barco que llevará el héroe al sitio de la verdad - .
Siempre nos faltan ciertas palabras y hay que ir en búsqueda de ellas, al propio infierno, como lo hicieron los héroes míticos.
Tú eres más héroe que el más héroe y más mítico que todos los personajes de las mitologías todas. ¿Por qué?.
Puesto que tú estás vivo y ellos están muertos; puesto que tú estás aquí, leyendo estas cosas y “ellos” están “allá” sin poder leer ni estudiar nada.
No hay héroe místico más auténtico que tú. Tú emprenderás un viaje, tú lucharás, tú vencerás, tú saldrás, tú sabrás. ¡Tú y tú y tú y más tú, ocho veces tú, tú realmente tú!. Por ello, te aprecio con cariño y me dispongo a escribir cosas que nadie se ha atrevido.
Es tu día mis palabras como si las vieras en el cielo nocturno de la ignorancia, en forma de estrellas y constelaciones. Hay planetas también, términos que siempre cambian de lugar, pero que retornan, como unos mendigos del cielo: en griego “planetas” – peregrinos mendicantes del Camino Real.
¿Qué puede representar el Camino Real de las palabras? Esa Vía Láctea es la enseñanza de tu maestro que debe ser un maestro vivo, con el cual puedas reír y beber, comer y caminar, nadar por entre esas dudas del mar de las palabras y sin cuya presencia nada es real y palpable. El maestro vivo debe estar vivo, no cabe duda que no puede ser un extraterrestre. No lo puedes sacar de libros y de fotografías, debes convidar con él junto a un pedazo de pan para comprender la comunión de la sabiduría iniciática. Sin el maestro vivo todo es árido y por ende desértico, los libros, las casas, los seres, las ocurrencias de cada día. En cambio, con su compañía luminosa todo se vuelve vivo y presente como una rueda que gira y la curiosa sensación que tiene el que la mira: ¡los rayos de la rueda desaparecen en el giro indómito de la circunferencia! Y a veces parece que giran al revés.
Pero el héroe eres tú y no el maestro. El maestro tan sólo es un caballo, un caballo esquelético que come brasa, un caballo que come fuego.
En búsqueda de la Juventud sin vejez y de la Vida sin Muerte, nuestro héroe oye la historia de las palabras y convive con ellas como un huésped solitario frente a la gran mesa del banquete del sonido.
...Había una vez como nunca, ya que si no lo hubiese no tuviera yo nada que contar, una vez cuando los osos y las osas eran amigos del hombre, cuando los lobos se besaban y abrazaban con los corderos, había una vez un gran rey y una reina. Los dos jóvenes y bellos y deseando ellos tener niños, hicieron varias veces lo que tenían que hacer para ello. Visitaron brujos y filósofos para buscar en las estrellas y así decirles si iban a tener niños. Pero todo fue inútil. Cierto día, oyó el rey que había cerca del palacio un bosque en el cual vivía un viejo sabio y mandó a llamarlo. Pero el anciano respondió a los mensajeros del rey, que aquel que lo necesita debe venir a visitarlo.
Se levantaron entonces el rey y la reina de sus tronos y llevándose con ellos algunos príncipes de la corte, se dirigieron hacia el bosque del viejo. El sabio, viéndolos desde lejos, se les acercó y les dijo:
- Bienvenidos ustedes y llenos de salud, pero vean ¿qué es lo que estás buscando tú, mi querido rey? Tu deseo te traerá tristeza y sufrimiento.
- Yo no vine aquí para preguntarte esto – dijo el rey- sino a indagar acerca de algunas medicinas para que podamos tener niños, si nos las puedes dar y facilitar.
Si tengo esas medicinas – respondió el viejo. Sólo van a tener un bello hijo. Él será un bello Príncipe Azul, sabio y cariñoso, pero no tendrán la alegría de compartir mucho tiempo con él.
El rey y la reina tomaron las medicinas, retornaron alegres al castillo y luego de algunos días la reina sintió que estaba embarazada. Todo el reinado y toda la corte y todos los sirvientes se alegraron con la noticia. Pero aún antes de llegar el momento del nacimiento el niño comenzó a llorare y ningún médico de la corte pudo hacer nada con eso. Nadie pudo contentarlo. Entonces el rey empezó a prometerle todos los regalos del mundo y le ofreció todas las bondades de la vida palaciega pero tampoco eso pudo contentar al niño para hacerlo callar.
- Calla, querido hijo – decía el rey – que te daré este u otro reinado; calla hijito que te daré de esposa la más bella de las princesas y otras cosas maravillosas.
Pero nada, el niño no dejaba de llorar en el vientre de la madre.
Viendo el rey que el niño seguía llorando, le dijo esto:
- Calla, mi Príncipe Azul que te daré Juventud sin Vejez y Vida sin Muerte.
Entonces, al oír eso, el niño calló y nació. Y sonaron las trompetas y en todo el reinado hubo gran alegría una entera semana.
A medida que el niño crecía se mostraba más valiente y pleno de inteligencia. Lo llevaron a escuelas y grandes filósofos le enseñaron; y todas las enseñanzas que otros niños aprendían en un año, él las aprendía en un mes. El rey no podía creer todo eso y se llenaba de una gran alegría. Toda la gente del reinado estaba contenta y pensaban que iban a tener un rey sabio y lleno de virtudes, como el propio rey Salomón. Sin embargo, hacía ya un tiempo que el joven estaba como melancólico, llevado por sus pensamientos, apesadumbrado.
Y un buen día, cuando el niño cumplió quince años y el rey se encontraba festejando con todos sus servidores y ministros, se levantó el Príncipe Azul y dijo:
- Padre, llegó el día, para darme lo que me prometiste, antes de que yo naciera.
- Pero hijo mío, de donde podría yo darte una cosa tan inaudita y si en aquel entonces te lo hube prometido pues, fue sólo así, para contentarte.
- Oh padre, si tú no me lo puedes dar, entonces estaré obligado a buscar eso por todo el mundo hasta que encuentre la promesa por la cual he nacido.
Todos los ministros y el rey cayeron de rodillas y le rogaron a no dejar el reinado; porque, decían los cortesanos: “Tu padre ya está viejo y te vamos a elevar a ti al trono y te buscaremos la más hermosa de las reinas del mundo, como esposa, la más bella princesa que exista debajo del sol”.
Pero no fue posible convencerlo y tomarlo de su decisión. El joven quedó como una piedra, firme en sus ideas, intención y palabras; y su padre, como vio que no había manera de convencerlo, le dio su aprobación y mandó a preparar todo lo necesario para el viaje, desde la comida hasta las armas y las medicinas que tenía que llevar.
Luego, el Príncipe Azul se dirigió hacia los establos reales donde estaban los mejores y los más bellos caballos del país y trató de elegir uno, el mejor, para su viaje: pero al sólo poner la mano y jalarlos de la cola los derribaba a todos, ninguno lograba quedar de pie.
En fin, cuando estaba ya a punto de salir del establo, miró una vez más alrededor y observando en su rincón un pobre caballo muermoso y flaco, se dirigió también hacia él, y cuando le agarró la cola empujándolo fuertemente, el rocín lo miró con ojos fogosos y dijo:
- ¡Manda usted, amo! Dios Gracias que de nuevo pone la mano sobre mí un valiente joven.
Y templando sus patas se quedó firme y parado como un árbol. Entonces el Príncipe Azul le contó lo que tenía en mente y el caballo le dijo:
- Para alcanzar tu deseo, tienes que pedirle a tu padre la espada, la lanza. El arco, el carcaj, las flechas y la cota de malla junto con todas las vestimentas que llevaba él cuando era suyo y a mí, me tienes que cuidar con tu propia mano seis semanas y darme la cebada hervida en leche y brasa llameante, fuego ardiente.

(Acá no es tan evidente que el caballo come fuego !!! pareciera que la leche es calentada en fuego ardiente)

El joven le pidió a su padre las cosas que le había aconsejado pedir el caballo y el rey llamó al encargado de la corte y le ordenó que le mostrase al príncipe todas las ropas para que su hijo pudiera elegir las que más les gustara. El Príncipe Azul, después de buscar y rebuscar tres días y tres noches, encontró por fin, en el fondo de un viejo arcón las armas y los vestidos que su padre llevaba cuando era mozo pero todo estaba lleno de orín y polvo.
Se puso con sus propias manos a limpiar todo del orín de los años y después de seis semanas logró hacer que las armas brillaran como un espejo. Al mismo tiempo cuidó del caballo, así como aquel le había pedido. Tuvo que trabajar duro pero por fin logró lo que quería.
Cuando oyó el caballo del Príncipe Azul que la vestimenta y las armas estaban bien limpias y preparadas, se sacudió y estremeció bruscamente y todas las llagas y el muermo cayeron de su cuerpo y quedó él como su madre lo había traído al mundo, un caballo hermoso, fuerte y con cuatro alas. Viéndolo el Príncipe Azul así, le dijo:
- Desde hoy en tres días nos vamos.
- Que vivas muchos años, amo. Estoy listo aún hoy si mandas – le respondió el caballo.
El tercer día, en el alba, toda la corte y todo el reinado estaban llenos de tristeza y llanto. El Príncipe Azul, vestido como un valiente guerrero con la espada en la mano montado sobre el caballo que él mismo eligió, se despidió del rey y de la reina, de los ministros y de los maestros de la corte, de los grandes servidores y de los pequeños también, de los soldados y de todos los demás, que con lágrimas en los ojos le rogaban aún de renunciar a ese viaje que podría hacerle peligrar y hasta perder su vida.
Pero él, dándole espuelas al caballo, salió por el portal del castillo como el viento, sin mirar hacia atrás...
Y detrás de él muchos carros con vituallas y tal vez unos doscientos soldados que el rey mandó que lo acompañaran.
Después de salir del reinado de su padre y al llegar al desierto, el Príncipe Azul repartió todas las riquezas a los soldados y despidiéndose los mandó de retorno, guardando para sí víveres, tan sólo cuanto podía llevar en el caballo.
Y tomando el camino hacia el oriente, se fue yendo y andando, tres días y tres noches hasta que llegó a un gran campo lleno de gran cantidad de esqueletos humanos.
Tomando un momento de reposo, le dijo el caballo:
- Debes saber, amo, que estamos aquí en la finca, propiedad privada de una Bruja que es tan mala, tan mala, que nadie que entra en su tierra escapa de ser matado. Ella fue una mujer como todas las mujeres pero la maldición de los padres a quienes les deparó grandes sufrimientos, porque no les escuchaba sus consejos, le hicieron transformarse en Bruja. En este momento está con sus niños pero mañana en aquel bosque que ves a lo lejos la encontraremos y vendrá a destruirte. Es espantosa pero tú no te asustes y está listo con tu arco para tirarle una flecha y la espada y la lanza que estén en la mano para poder usarlas cuando más necesidad tengas de ellas.
Y así se dispusieron a descansar pero, de tanto en tanto se turnaban y cuando uno aguardaba el otro descansaba.
El día siguiente en el alba, se prepararon para pasar por el bosque. El Príncipe Azul ensilló el caballo y le puso los frenos y apretó el arnés más que nunca y partieron, cuando de repente se oyó un ruido terrible como trueno. Entonces, el caballo le dijo:
- Cuidado amo, está listo que ya está cerca la Bruja Sayona.
Y cuando llegaba ella, derribaba los árboles así de rápido andaba; y el caballo subió como el viento hasta por encima de ella. Y el Príncipe Azul le tocó una pierna con la flecha y cuando estaba ya listo para tirarle la segunda flecha, ella gritó:
- Párate, Príncipe Azul, que no te haré nada.
Y viendo que él no le creía, se lo dio por escrito con su sangre.
- Qué viva tu caballo, Príncipe Azul - le dijo ella – tan maravilloso que es, porque si no fuera por él, te hubiera ya comido justo ahora, pues me comiste tú a mí. Sabes que ningún mortal hasta hoy ha osado pisar mis linderos hasta aquí. Algunos que otros locos que pasaron, sólo llegaron al campo donde tu viste aquellas muchas osamentas.
Y se fueron a su casa, donde la Bruja Sayona hospedó al Príncipe Azul y le sirvió como a un invitado.
Pero cuando se encontraban a la mesa y festejaban, la Bruja Sayona empezó a gritar de dolor. El Príncipe Azul sacó de repente de su mochila la pierna que la había guardado allí, se lo puso de nuevo en su sitio y rápidamente la Bruja se curó.
Llena de alegría, la Bruja festejó durante tres días seguidos y le rogó al Príncipe Azul a elegir de esposa a una de sus tres hijas, bellas como unas hadas; él, no obstante no quiso y le dijo francamente lo que estaba buscando. Entonces ella le dijo:
- Con el caballo que tienes y con tu valentía, creo que lo lograrás.
Después de tres días se prepararon para el camino y partieron.
Caminó el Príncipe Azul, caminó y más caminó, largo camino y más camino, pero cuando tuvo que pasar por los linderos de la Bruja Sayona, se halló frente a una bella planicie, de una parte con hierba llena de flores y por otra con hierba quemada. Entonces le preguntó el príncipe al caballo:
- ¿Por qué la hierba está quemada?
Y el caballo le respondió.
- Aquí estamos en los dominios de una Arpía, hermana de la Bruja Sayona. Son tan mala gente que no pueden vivir juntas: la maldición de sus padres les ha tocado y por ello llegaron a ser tan salvajes, así como te das cuenta. Su enemistad es tan espantosa, es terrible como para volverse loco. Todo es sólo para robarse una a otra las tierras. Cuando la Arpía está muy brava escupe fuego y pej, se ve que ha tenido alguna pelea con su hermana, y tratando de ahuyentarla de sus tierras, ha quemado la hierba por donde ha pasado; ella es peor que su hermana y tiene tres calabozos.
Vamos a descansar un poco aún y mañana estaremos listos. Al día siguiente se prepararon como lo hicieron al llegar a la casa de la Bruja Sayona y partieron, cuando de repente oyeron un grito y una hojarozca, como nunca habían oído hasta entonces.
- Está listo Amo, que ya se acerca la ---------------------- ,
La Arpía, con una quijada en el cielo y otra en la tierra y escupiendo llamas, se acercaba como el viento de rápido. Pero el caballo subió veloz como una flecha hasta un poco más arriba y se le dejó caer encima como de un lado. El Príncipe Azul la flechó y le quitó una cabeza. Cuando ya estaba a punto de quitarle otra cabeza, la Arpía le rogó con lágrimas en los ojos a perdonarla, que ella no le iba a hacer nada y para convencerlo le dio su palabra por escrito con su sangre. La Arpía --------- al Príncipe Azul con más atenciones que la Bruja Sayona, entonces él le dio de vuelta la cabeza que le había quitado con la flecha, pegándosela en su lugar donde se quedó como antes. Y después de tres días partieron de nuevo por su camino.
Pasando los linderos de la Arpía se fueron caminando y volando, andando hasta que llegaron a un campo lleno de flores y donde sólo había primavera; cada flor era de una belleza indescifrable y con una dulce fragancia que embelesaba. En el lugar sólo había una brisa suave que ni se sentía. Ahí se sentaron ahora a descansar y el caballo le dijo:
- Pasamos como pasamos por aquí Amo pero aún tenemos una prueba; vamos a tropezar con un gran peligro y si Dios nos ayuda a superarlo también entonces si somos grandes. Un poco más allá está el castillo donde vive Juventud sin Vejez y Vida sin muerte. Esa mansión está rodeada por un bosque denso y alto en el cual viven todas las alimañas salvajes del mundo, día y noche están allí acechando sin descanso y son innumerables, con ellas no hay manera de enfrentarse; y luego, pasar por el bosque es casi imposible. Vamos entonces a tratar si acaso podemos, de saltar por encima del bosque.
Luego de descansar algunos dos días, se prepararon con esmero y el caballo, aguantando su respiración, dijo:
- Amo, aprieta bien la silla cuanto puedas de fuerte y cuando estés en las estriberas estáte firme, cuanto más puedas, así agarrado de mis crines. Las piernas debes apretar bien a mi cuerpo para no impedirme en mi vuelo.
El príncipe saltó en la silla del caballo, hicieron un vuelo de prueba y en un minuto estuvieron cerca del bosque.
- Amo, le dijo el caballo de nuevo, ahora es el tiempo cuando se les da de comer a todos esos animales salvajes del bosque. Todos están reunidos en el patio. Vamos a pasar.
- Pasemos – dijo el Príncipe Azul – y Dios se apiade de nosotros.
Alzaron el vuelo y vieron el palacio brillando tanto que al sol podrías mirar pero al castillo no. Pasaron por encima del bosque y cuando estaban ya listos a bajar en la entrada del palacio, tan sólo con la punta del pie la cima de unos árboles que de repente todo el bosque se puso a temblar. Las alimañas gritaban tan espantosamente que te ponían los pelos de punta. Se apuraron entonces a bajar y si no hubiese sido por la dueña del palacio que les estaba dando de comer allí en el patio a sus “pollitos” – así llamaba ella aquellos espantosos animales – hubieran sido destrozados por ellos. Con su ayuda se salvaron y llena de alegría por su visita ya que tenía mucho tiempo que nadie la visitaba.
--------- las fieras, las amansó y las mandó a todas a su sitio. La dueña era una Hada muy alta, fina y delgada, graciosa y bella, que daba gusto verla.
Cuando el Príncipe Azul la vio quedó embelesado. Pero ella mirándolo con piedad, le dijo:
- Bienvenido. ¿Qué buscas por aquí?.
- Buscamos – dijo él – Juventud sin Vejez y Vida sin Muerte.
- Pues si buscas eso que dices, aquí está.
Entonces desmontó el príncipe del caballo y entró en el palacio. Allí encontró otras dos mujeres, las dos muy jóvenes. Eran las hermanas mayores.
El príncipe comenzó por agradecerle al hada haberle salvado del peligro y por su ayuda y resguardo de los animales salvajes; y ellas, llenas de alegría, prepararon una cena muy especial en platos de oro.
Al caballo lo soltaron a pacer donde él quería y luego fueron ---------------- a todos los animales salvajes tanto así que podían --------------- a sus ---------- e hileras por el bosque.
Las mujeres le rogaron al príncipe a vivir con ellas, de allí en adelante, diciendo que se aburrían estando tanto tiempo solas. El príncipe no esperó a que le dijeran eso dos veces y aceptó con todo corazón, como alguien que ya había encontrado lo que buscaba.
Poco a poco se acostumbraron unos a otros, les contó su historia y lo que había sufrido hasta llegar a ellas y no después de mucho tiempo se casó con la muchacha más pequeña. A su boda, los dueños del caballo lo dejaron pasar por todos los rincones del castillo y alrededor por donde él quería. Sólo un valle, que se lo mostraron, le fue vedado y le dijeron que no pasaran por allí que no le iba a hacer bien y aquel valle se llamaba el Valle del Llanto.
Vivió en aquellos lugares el príncipe mucho tiempo, sin darse cuenta cuánto pasó porque había quedado igual de joven, como cuando había llegado. Paseaba por el bosque sin dolores de cabeza por los animales salvajes, sin miedo ni preocupación. Disfrutaba en el palacio de salas doradas, vivía en paz y en silencio con su esposa y sus cuñados y se alegraba de la belleza de las flores y de la fragancia y pureza del aire como un hombre feliz.
Salía a veces a cazar. Pero un día, siguió un conejo y soltó una flecha y no lo pudo alcanzar. Molesto, corrió detrás del conejo y tiró una tercera flecha con la cual lo alcanzó; pero el infeliz, en su apuro y descuido no se percató que al correr detrás del conejo, llegó a para en el Valle del Llanto. Agarrando el conejo retornó al castillo y ¿qué pasó? De repente le agarró una gran nostalgia de su padre y su madre que no osó con -------- a aquellas maravillosas mujeres: Pero ellas se dieron cuenta de ello por la tristeza y cansancio que percibieron en su cara.
- Pasaste, infeliz, por el Valle del Llanto – le dijeron ellas, muy asustadas.
- Si, mis amadas, pasé por allí sin querer, todo fue así sin darme cuenta y me encontré haciendo esta idiotez y ahora me derrito de nostalgia por mis padres. Pero tampoco oso irme y dejarlas así solas a ustedes. Tanto tiempo aquí acompañándolas y nada de que quejarme ha empañado mi alma. Iré tan sólo a ver una vez más a mis padres y luego regresaré para no retornar jamás.
- No nos dejes querido. Tus padres ya no viven más desde cientos y cientos de años, y aún siendo ---------- partiendo de aquí, tememos que no regresarás más... Quédate con nosotras ya que nos dice el pensamiento que te perderás.
Todos los ruegos de las tres mujeres como también del caballo no fueron bastante para colmar la nostalgia de sus padres que lo secaba por entero. A todos esas, el caballo le dijo:
- Si no me quieres escuchar amo, todo lo que te pasará es sólo tu culpa. Te diré algo y si aceptas mi trato, yo te traeré de vuelta.
- Acepto, dijo el príncipe agradecido. Dime esa palabra.
- Cuando lleguemos allí, al palacio de tu padre, te dejaré a pie y yo retornaré, aún si llegases a querer quedarte una hora ---------- más.
- Así sea, dijo el príncipe.
Se prepararon para el viaje, se abrazaron todos y luego de despedirse cada uno, partieron, dejando a las mujeres suspirando y con lágrimas en los ojos.
Llegaron a los lugares y dominios de las Arpías, allí encontraron ciudades; los bosques de volvieron ----------- . Preguntó a unos y a otros sobre la Arpía y sobre su hogar, pero todos respondieron que unos ancianos habían oído de sus antepasados cuentos acerca de esas necedades.
- ¿Cómo es posible una cosa así? – decía el Príncipe Azul – Casi ayer he pasado por aquí. Y les contaba todo lo que le había pasado.
Los habitantes de aquellos sitios se burlaban de él como de uno que soñara despierto, y el príncipe molesto siguió adelante, sin darse cuenta que la barba y sus cabellos se habían vuelto blancos.
Llegando a las tierras de la Bruja Sayona preguntó el príncipe lo mismo que había preguntado en las tierras de la Arpía y recibió las mismas respuestas. No podía entenderlo. ¿Cómo en tan pocos días cambian tanto los sitios?. Muy molesto, siguió adelante y su barba blanca la tenía hasta la cintura.
Sintiendo sus piernas temblando, llegó por fin a las tierras de su padre. Allí, otros hombres, otras ciudades y todas las cosas antiguas habían cambiado tanto que ya nada reconocía. Por fin llegó el príncipe a los palacios donde había nacido.
Al desmontar, el caballo le besó las manos y le dijo:
- Quédate bien, amo, que yo retornaré de donde he venido. Si deseas ir tú también conmigo, sube rápidamente y vámonos.
- Ve tranquilo – le dijo el príncipe – que yo tengo la esperanza de retornar lo más pronto que pueda.
Y el caballo partió como una flecha de rápido.
Viendo los palacios en ruinas y con maleza alrededor, suspiraba el príncipe y con lágrimas en los ojos trataba de recordar como eran de brillantes antaño todos esos lugares y como había pasado allí su infancia. Dio el príncipe varias vueltas a los palacios, rebuscando en cada rincón y cada sitio le recordaba todo lo que allí había disfrutado, el establo donde había descubierto su caballo. Bajó luego al sótano y encontró la manilla de la cerradura tapada por los restos del muro caído. Buscando aquí y allá con su barba blanca hasta las rodillas, elevándose los párpados con las manos y arrastrándose casi, no encontró sino su viejo arcón medio partido. Lo abrió pero no encontró nada allí... levantó la tapa de otro pequeño cajón que estaba adentro y de repente, una voz muy débil le dijo:
- Bienvenido, que si no hubieras llegado hasta yo me iba a agotar.
Sólo una cachetada le dio su muerte, que ya se había secado arrecogida allí en el cajón y así cayó muerto el príncipe y pronto se hizo polvo.
Y yo monté en una silla y así te conté esa maravilla

Es bueno preguntarse cuál es el sentido operativo de todas esas hazañas y desafíos que el Príncipe Azul protagoniza en los mitos.
Como personaje, el príncipe vence y es derrotado, cae en trampas tendidas por malhechores y supera las pruebas a las cuales está sometido.
Es amigo de los animales y se comporta con fiereza cuando hay necesidad de ello, mostrando su valentía y decisión firme de vencer a los enemigos naturales de los caballeros míticos de la verdad. Es un auténtico héroe pero esa categoría la alcanza después de pasar por los desafíos del camino de su realización. La escala de este avance está marcada por un primer paso: adquirir la madurez. Es la madurez lo que hace que alguien emprenda una búsqueda. Hasta tanto hasta alcanzar este estado es absolutamente necesario que el personaje mítico, que luego será “héroe”, término que tiene que ver con la REALIDAD de las cosas, es el segundo hecho que le ocurre al príncipe.
¿Puede acaso “ocurrir” la realización? Pues, según todos los datos míticos, la REALIZACION es sentida y afirmada por el sujeto mítico desde el mismo instante de ser aceptada como tal.
· El joven está contento con lo que va a emprender
· Está conforme con lo que es. Por cierto, lo que es pondría contento a cualquiera:
- joven
- rico
- bello
- inteligente
- amoroso
- valiente
- modesto
- digno
· Y acepta con sencillez lo que tiene y actúa en consecuencia en la elección del tiempo y del espacio conveniente.
El mito es un tesoro de arquetipos que se manifiesta en el mundo tangible de las cosas. Y, ¿qué son las cosas? Podemos definirlas y describirlas, no es posible contentarse con tan sólo llamarlas con su nombre genérico.
Las COSAS son todos los SERES, los HECHOS y los OBJETOS con los cuales entra en contacto el príncipe.
Pero este personaje mítico sabe que cada COSA tiene su misterio y como tal, esta zona oscura y desconocida de su apariencia debe ser respetada, conocida en cuanto a su presencia simultánea al aspecto y forma APARENTE.
El príncipe respeta el misterio y es informado y enviado por un entero juego de circunstancias, en el modo de acatar y operar con esta zona desconocida.
¿En que mundo se mueve este personaje mítico en búsqueda de la juventud eterna?
Retornado a su patria, el príncipe ya no encuentra nada. Todo ha quedado en la niebla de la memoria y los anales del tiempo guardan escasos recuerdos de su familia.
El príncipe es un caballero del tiempo. Su caballo, a su vez mensajero de la eternidad, si lo puede acompañar en sus cuitas. Estamos frente al drama mismo de la existencia: nacer, vivir, morir.
Cada uno de los hechos y cada uno de los animales y personajes de las historias míticas tienen su sentido y conspiran para la realización.
Hay que tener la llave de la lectura y bruscamente, el velo se levanta y todo tiene sentido, entendimiento y razón.
El hecho de que el caballo instruye al joven en el camino de su partida y realización nos indica el valor educativo que descansa en el oír de su propio cuerpo. ¿Quién otro que el cuerpo mismo puede indicarnos qué hay que hacer?.
Las armas del padre en realidad son conocimientos secretos que han quedado en la sombra de la tradición perenne. El príncipe debe “hacerlas suyas”, no antes de solicitar los del padre-rey.
El caballo solicita ser cuidado con la propia mano del príncipe durante seis meses (semanas??). Si un buscador se dedicara tan sólo ese lapso a los ejercicios tradicionales de la realización, ello sería suficiente tiempo para adquirir los poderes necesarios para su viaje.
Ropas y armas son VIRTUDES y DONES de los antecesores que han logrado despertar. El príncipe las limpia y se las apropia: son suyas. Y ahora brillan, vivas, como un espejo.
A su vez, las llagas del cuerpo del caballo representan aquí todos los defectos somáticos y anímicos que nuestro ser aniquila en el instante mismo de la transmisión.
El muermo cae del caballo como es eliminada la necedad de nuestras falsas perspectivas y opiniones.
Ya nuestro cuerpo es otro y a su vez brilla con la salud de los adeptos, la claridad del despertar y el juego de la valentía y del valor que lo impregna como su combustible excelso y maravilloso.
Las cuatro alas del OPTIMISMO, de la FE, de la ESPERANZA y del AMOR se abren para adornar esta figura extraordinaria del adepto.
La salida está prefigurada. En tres días partirán. Todo debe ser un ritual de respeto para con el tiempo de la realización. Las cosas no ocurren a tontas y locas. Hay que fijar lapsos y límites, no sólo en el tiempo sino también en el espacio. Así, todo se vuelve SAGRADO ya que ha sido CON-SAGRADO.
Hay despedidas melancólicas y desvelos en la corte. Hay lágrimas en los ojos de los que quedan y fuego llameante en los ojos del que está partiendo. El que se va no puede mirar hacia atrás y parece que el príncipe olvida esto hacia el final de esa curiosa historia. El deseo de ver por una vez más a los padres es lo que destroza el halo de excepcional fantasía que impregna todo ese cuento mítico.
Hacia oriente va el príncipe, hacia el sol, hacia la iluminación.
El campo que encuentra es un valle repleto de esqueletos, signos remotos de caballeros que han fracasado.
Hay que decir algo sobre las arpías y las brujas que aparecen en el camino. ¿Quién más puede ser? He aquí la MENTE, engañadora feroz del más pintado de los caballeros. Merece el nombre de arpía, a todos nos reduce y nos llena de esperanzas vacías que no sabremos dilucidar. Al menos que sea vencida con astucias mil y sabias renuncias, será la vencedora de todas las hazañas del caballero.
Pero el joven tiene sus consejeros. Hay otras brujas más en el camino. La soberbia y la prepotencia que deben ser apagadas como el más espantoso incendio.
Una flecha es el producto de la concentración. El que se concentra en su entrecejo posee el arco armado de la meditación. Sólo así puede ser vencido el deseo de la comodidad y la poderosa envidia.
Aparece un bosque y su sentido no debe ser pasado por alto. Hay una diferencia fundamental entre una planicie y una floresta. Cuando el que se pierde en un campo descubre que igual se perderá en el frondoso bosque de sus pensamientos, allí donde están los animales de nuestros defectos y de nuestros miedos perplejos frente al misterio, en ese preciso momento empezamos a andar con --------- cautela y máxima vigilia. Aprieta el arnés, joven, agarra bien los frenos de tu caballo y ve adelante sin miedo ni presunción.
Si la pierna de la bruja es tocada por la flecha de la concentración, aquel defecto o vicio escondido no podrá moverse, no será capaz de manifestarse y atacar. Así se hizo. La bruja sabe que el caballo es importante y lo alaba. Pero en el mito, las alabanzas y los cumplidos son trampas feroces del enemigo. El príncipe no sucumbe a ello. No creas a los que te alaban.
No obstante la generosidad de un príncipe es ser apreciada por el enemigo. Cuando la lucha es abierta, los enemigos llegan hasta a amarse en la contienda. Luego, el vencido es con gusto el servidor del que ha salido victorioso. La bruja sabe frente a quien se encuentra.
¿Qué quiere decir que un personaje mítico tenga varias cabezas?. Haz adivinado: son tantas oportunidades de caer en las trampas y los engaños del poder.
El príncipe es más que generoso es espléndido con sus enemigos y las damas feroces le agradecen.
Al fin llegan al bosque de la luz y de la primavera, país de la iluminación y de la revelación...
Aún aquí falta un peligro.
Hay que pasar por encima del bosque de los defectos y de las preocupaciones. No hay manera de frecuentar sus guaridas sin salir ileso. Eso es elevarse, elevarse en el verdadero sentido de las palabras por encima de todas nuestras cuitas y disgustos.
Una vez más, siguiendo el consejo del caballo, el príncipe logra vencer la prueba y llega al castillo de la Juventud sin Vejez y Vida sin Muerte, y eso hay que hacerlo de noche. En la noche cuando se les da de comer a las alimañas que llenan el bosque de nuestras personas.
De noche comen, de noche están tranquilos y en ese propicio momento tenemos la oportunidad única de llegar a las puertas del castillo de oro.
Los dos hermanos mayores de la bruja son la INTELIGENCIA y la CREATIVIDAD.
Por fin el caballo es soltado “a pacer” por donde más quería como ocurre con el sabio que suelta su cuerpo al bosque natural de la verdad.
En el solaz de la madurez y de la iluminación, el héroe comienza a sentir la nostalgia de su casa y de sus padres.
¿No es ese un sentir humano? Por más advertencias, por más ruegos, contrafigura de los tantos ruegos iniciales que sus padres le hicieron antes que él partiera de su casa, son inútiles. (????????)
La historia es una imagen trágica de la humanidad nuestra, siempre vislumbrando con ojos nostálgicos los tiempos que han pasado y los lugares que han sido dejados. En el recuerdo de lo que fue antaño, bella y triste palabra que tiende nubes de tristeza sobre nuestra memoria. El cuento de la Juventud sin Vejez y Vida sin Muerte es una historia educativa y a la vez ejemplar.
A todos nos pasará lo mismo si acaso no nos ha pasado aún y las palabras de Gilgamesh resuenan en nuestros recuerdos: “Sepa. Oh tú, ser mortal que es vez de buscar la planta de la inmortalidad, bien harías en disfrutar de tu vida rodeado de la risa de tus niños y abrazado por la mujer que amas. Y si eres mujer, disfruta de lo mismo y de la presencia sin precio de tu hombre”.
Este es el secreto de la humanidad, descubierto hace milenios y transmitido a través de esos cuentos infantiles que tienen sabor a frutos secos, a hierba llena de rocío.

¿Quién busca esa Juventud sin Vejez y la Vida sin Muerte?
Es el Ser, nuestro Ser, el Ser Humano, lo que nosotros intrínsecamente somos. Y no obstante el Ser es eterno. Tiene vida eterna y la muerte no lo toca, es siempre joven y rodeado de luz y sabiduría. Pero, el Ser no lo sabe. Y busca, busca... sin percatarse que lo que anda persiguiendo ya lo tiene entre sus manos.
Es la historia de Odiseo, el hombre sin nombre, el capitán Nemo.

¿Quién es el caballo?
¿Quién es la bruja?
¿Quiénes son las tres mujeres?
¿Qué es el establo?

JUVENTUD SIN VEJEZ Y VIDA SIN MUERTE
- Un rey y una reina
- Quieren niños
- No pueden tener niños
- Un viejo sabio en un pueblo cerca
- Lo llaman
- El no va y dice: Quien me necesita debe venir a mi.
- El rey y la reina van al sabio.
- El sabio les dice que su deseo les traerá tristeza.
- El rey le pide algún remedio, pero que sólo van a tener un niño.
- El niño será un príncipe azul y ellos no podrán disfrutar mucho de su compañía.
- La reina queda embarazada después de tomar la medicina del sabio.
- La corte se alegra y festeja la noticia del embarazo.
- El niño llora y no quiere nacer.
- El rey le ofrece esposas bellas y todas las maravillas del mundo, y al ver que no quiere, le ofrece Juventud sin Vejez y Vida sin Muerte.
- El niño no quiere nada.
- Sólo quiere Juventud sin Vejez y Vida sin Muerte.
- El niño deja de llorar y sale a la luz.
- El reino se alegra durante una semana.
- El niño crece y cada día es más inteligente y más valiente.
- Está en escuelas y tiene maestros, aprende en un mes lo que otros niños en un año.
- El rey está muy contento.
- Todo el mundo cree que el rey tiene un continuador sabio y conocedor de las cosas.
- El joven empieza a estar triste y melancólico, pensativo.
- Cuando el joven cumple 15 años, en la mesa le pide a su padre lo que le había prometido. Oyendo eso el rey se entristece y le dice que él no tiene eso que le había prometido. Eso fue sólo para que él estuviera contento en el vientre y no llorara más.
- “Entonces tengo que irme y encontrar lo que he recibido como promesa cuando nací”, dijo el príncipe.
- Los nobles le ruegan quedarse para continuar en el trono de su padre.
- Pero el príncipe no quiere oír nada.
- El rey le prepara las cosas para el viaje.
- El príncipe quiere elegir un caballo en los establos del palacio.
- Los caballos son hermosos pero débiles: se caen cuando el joven los agarra y los sacude de la cola. Se caen todos, no lograban mantenerse en pie.
- Se había cansado de tanto buscar y cuando mira por última vez, ve un caballo flaco y lleno de llagas acurrucado en una esquina del establo.
- El joven va también hacia este caballo y cuando posó la mano en su cola, él volteó la cabeza y dijo: ¿Qué es lo que mandas, amo? Gracias a Dios que he llegado una vez más a ser tomado por un valiente joven.
- El caballo quedó firme y ni se movió cuando el príncipe lo empujó.
- El caballo le dice al joven que debe pedir a su padre sus armas, la espada, la lanza, el arco, las flechas, el carcaj y los vestidos que su padre llevaba cuando era joven.
- El caballo pide ser cuidado por el príncipe con su propia mano durante seis semanas y con cebada que debe ser hervida en leche y con brasa ardiente. Era un caballo que comía fuego...

El que corre con lobos dijo...

Agradezco enormemente tu colaboracion, Daniel. Gracias.

Related Posts with Thumbnails
ASHES AND SNOW
http://lh4.ggpht.com/_Wbrv4TZOFic/SZcqRLSIoCI/AAAAAAAABCA/7wGZN6NL01g/Ashes%20and%20Snow%20022.gif

Según Platón, el conocimiento es un subconjunto de lo que forma parte a la vez de la verdad y de la creencia.
Integral Philosopher Michel Bauwens "Vision"