jueves, 21 de agosto de 2008

Montse Barderi: "El físico es lo de menos."

Publica el libro "Perder para ganar" (Grijalbo/Ara llibres), en el que afirma
que las personas obesas suelen ser gente con mucha vitalidad
que canalizan mal la energía.



--¿Qué recomienda a un lector que quiera adelgazar?
--Antes de nada, le diría que el hecho de que tenga un problema de sobrepeso es un indicador de que hay algo en su vida que no va bien. Las personas con sobrepeso suelen tener mucha vitalidad, una gran sed de vida, pero han canalizado mal esta energía y la han desviado a actitudes perniciosas hacia sí mismos. La ingesta exagerada de alimentos, el tabaquismo, las relaciones afectivas insanas... Estas eran mis adicciones. El gran potencial que tienes te lleva en una dirección equivocada.

--¿Y qué hacer?
--Antes de salir a buscar un tratamiento, deberían plantearse su vida: qué pueden hacer para que esta les guste más. Y crear el entorno para que eso ocurra. El segundo paso ya tiene más que ver con la fuerza de voluntad.

--Y no centrarse en los resultados.
--Exacto. Hay que crear una vida que te funcione en el día a día, con independencia de los resultados. En una vida que funciona, ocurren cosas.

--Pero usted fue a ver al dietista...
--Sí, he ido a miles de dietistas. Probé todo tipo de técnicas, y ninguna me fue bien.

--¿Por qué?
--Porque yo no estaba preparada, no había hecho el proceso desde dentro. La vida es, sobre todo, realizar una serie de actividades que te gusten. Es más un hacer que un descubrir. Y, en ella, es necesaria una dimensión social y ética.

--Todo esto lo ha aprendido de Aristóteles.
--Sí. Él decía que el carácter se forja realizando actos de la misma naturaleza hasta que se convierten en hábitos. Tienes libertad. Puedes escoger cómo quieres ser. Si hoy te propones no irritarte por cualquier cosa, y lo vas repitiendo, a la larga serás una persona más calmada.

--¿Cómo consiguió perder 30 kilos?
--Siguiendo mi propio itinerario. Los métodos no funcionan si tú no estás preparado para recibirlos. Hay que hacer un trabajo previo, conseguir un determinado estado personal, espiritual, y en mi libro ofrezco las pautas. Las cosas suceden cuando preparas un hogar para que ocurran. No se trata de ir corriendo con el último artilugio para adelgazar, sino acondicionar tu vida, tu casa, tu cuerpo: prepararte para llevar el régimen con más constancia. Es como un entrenamiento antes de un partido.

--Habla como si el cambio físico fuese lo de menos...
--Es que realmente lo es. Adelgacé 30 kilos, pero el físico es lo de menos. De hecho, el adelgazamiento es lo de menos. Si en tu interior produces un cambio, en tu exterior tienen lugar una serie de cosas. Si te has trabajado a ti misma como para querer vivir sin conflicto el hecho de fumar, lo abandonas de una forma automática. Se trata de acostumbrarte a ser de una determinada manera para no permitir, ni a ti ni a los demás, hacerte daño.

--¿Ahora, su yo externo coincide con su yo real?
--Antes había un desajuste. Pero si tu vida respira conformidad, eso se acaba notando en el cuerpo.

--Sin embargo, hay personas con una vida disipada que tienen un cuerpo estupendo. Y hay personas sanas que tienen demasiada tendencia a engordar.
--No podemos generalizar. Yo sufría obesidad mórbida. Los médicos me dijeron que era imposible que adelgazara. Me aconsejaron que engordara todavía más, para poder someterme a una operación de reducción gástrica. Hay una tendencia a considerar la obesidad como si fuera una enfermedad que requiere tratamiento farmacológico o quirúrgico. Y eso no es cierto en todos los casos. He querido escribir sobre lo que no te da un médico: la fuerza interior. Cada uno la puede hacer aflorar. A mí me dijeron: "No puedes adelgazar y dejar de fumar a la vez". Y he conseguido adelgazar 30 kilos y dejar de fumar. En ocasiones, los médicos te impulsan a ser pasivo.

--Los cocineros acostumbran a estar gorditos.
--Estupendo, porque tienen una personalidad conforme a su talento culinario. El problema es cuando el médico le dice: "Si usted no hace algo, tendrá un ataque al corazón". Aquí es cuando su forma de vida choca con la realidad. Madurar es dialogar con la realidad. Cuando no somos libres, tenemos que cambiar radicalmente.

--¿Qué quiere decir?
--Que tienes que ser radical ante todo lo que te hace menos libre, o que te pone en conflicto con la persona que desearías ser. Nietzsche decía que somos un bufón de la persona que queremos ser. Me quedan unos 16.000 días de vida, si es que me muero siendo vieja. No voy a dejar nada para más adelante. Lo importante es que lo que hagas en tu tipo de vida te guste, tanto si mañana es tu último día en la tierra como si te quedan cien años más.

Fuentes:

No se puede mostrar la imagen “http://www.elperiodico.com/img/interfaz/elPeriodicoCASsec.gif” porque contiene errores.


0 comentarios:

Related Posts with Thumbnails
ASHES AND SNOW
http://lh4.ggpht.com/_Wbrv4TZOFic/SZcqRLSIoCI/AAAAAAAABCA/7wGZN6NL01g/Ashes%20and%20Snow%20022.gif

Según Platón, el conocimiento es un subconjunto de lo que forma parte a la vez de la verdad y de la creencia.
Integral Philosopher Michel Bauwens "Vision"