viernes, 22 de agosto de 2008

Sam Wang: "Todavía no sabemos por qué soñamos."

Este joven profesor de la universidad de Princeton publica junto
a Sandra Aamodt "Entra en tu cerebro" (
Ediciones B), donde certifica que dentro de nuestra cabeza habita el caos.


--¿Por qué soy despistado?
--No se preocupe. Yo también lo soy, y mucho.

--¿Tiene algo que ver con la edad?
--Sí, pero sobre todo se debe a que tenemos cosas más importantes en las que pensar.

--¿Por qué perdemos las llaves del coche pero nunca olvidamos cómo conducir?
--Nuestro cerebro no es como un ordenador, que solo tiene un tipo de memoria. Nuestro cerebro tiene seis o siete tipos de memorias en las que almacenamos cosas distintas.

--¿Las llaves?
--Las llaves las almacenaríamos en el hipocampo, porque dónde hemos dejado las llaves es un acontecimiento reciente. Esta zona, por cierto, empieza a reducir su capacidad de retención a partir de los 30 años.

--¿Y dónde se almacena la capacidad de conducir?
--Estos aprendizajes se almacenan en otro tipo de memorias más resistentes al paso del tiempo.

--¿Está preparado el cerebro para recibir los muchos estímulos de la sociedad actual?
--El cerebro es producto de la evolución de miles de años y se fue formando y adaptando a la vida de grupos reducidos, de pequeñas comunidades en África. Por el contrario, la evolución cultural ha sido muy rápida y el cerebro se ha adaptado a ella como ha podido. Las operaciones matemáticas, por ejemplo, no estaban al comienzo de la evolución.

--Insisto: ¿No son demasiados estímulos a lo largo del día?
--Pues sí.

--¿Los tendríamos que limitar?
--En el caso de los niños, seguro. Sobre todo los niños de menos de 2 años. No es bueno que estén delante del televisor. Reciben un número de impactos excesivo para su cerebro.

--¿Los videojuegos son buenos?
--Pueden ayudar a la hora de aprender a cambiar de tarea o de hacer muchas tareas a la vez, pero yo recomiendo dosis moderadas de internet y televisión. Quizá es que, a mis 40 años, me estoy haciendo viejo.

--¿Por qué soñamos?
--Los científicos todavía no sabemos por qué soñamos. Sabemos que los sueños alteran nuestra percepción y que el cerebro envía señales al cuerpo para que no movilice los músculos mientras soñamos. ¡Ah! y también sabemos que los sueños ayudan a consolidar los recuerdos: en realidad, lo que soñamos son cosas que nos han pasado.

--Pues nos pasan cosas muy raras.
--Bueno, hay una distorsión. Piense que hemos estudiado a fondo lo que sueñan los animales y siempre son cosas que les suceden. Los gatos sueñan que cazan; los pájaros, en sus sueños, cantan, y las ratas pasan por laberintos, que en realidad son las pruebas que les ponemos para investigarlas en el laboratorio.

--¿Por qué nuestro cerebro no nos ayuda a adelgazar?
--Durante muchos periodos de la historia su objetivo era almacenar. Hay partes del cerebro que le dicen al cuerpo que adelgace y otras que engorde. Suelen ganar las que quieren que engordemos.

--¿Lo podemos engañar para perder peso?
--Sí. Enviándole señales de que ya estamos satisfechos y comiendo regularmente, pero con pocas grasas.

--¿El cerebro es nuestro amigo?
--Sí, definitivamente. Está para ayudarnos a sobrevivir.

--¿Dónde está situada la conciencia de los seres humanos?
--Si se refiere al razonamiento moral, se trata de una combinación de zonas del cerebro. En la zona frontal del córtex es donde se sitúa la capacidad de juicio crítico, de discernir entre lo que está bien y lo que está mal. Se ha comprobado que ciertas personas que tienen dañadas estas partes frontales son capaces de distinguir lo que está bien y lo que está mal, pero incapaces de tomar la decisión adecuada. O sea, que hay varias partes implicadas.

--Tenemos la sensación de que nuestro yo está en algún punto del cerebro. ¿Qué es para usted el yo?
--Es una pregunta excelente. El sentido del yo se sitúa en distintas capas del cerebro. Hay una, digamos, capa superior que es la que busca una razón para todo aquello que hacemos. Es una especie de narrador. Supongo que es eso a lo que se refiere.

--Sí. Lo oigo todo el día.
--Eso es porque necesitamos contarnos una historia con todo lo que nos va sucediendo.

--Una retransmisión en directo.
--Sí, aunque a veces esa retransmisión es un poco lenta. Cuando alguien nos da un golpe, pongamos, en el brazo, nuestro cerebro tarda medio segundo en enterarse. Hay un intervalo entre la experiencia y la conciencia de aquella experiencia. El cerebro nos engaña y nuestra percepción del tiempo es distinta a lo que ha sucedido en realidad.

Fuentes:

No se puede mostrar la imagen “http://www.elperiodico.com/img/interfaz/elPeriodicoCASsec.gif” porque contiene errores.

0 comentarios:

Related Posts with Thumbnails
ASHES AND SNOW
http://lh4.ggpht.com/_Wbrv4TZOFic/SZcqRLSIoCI/AAAAAAAABCA/7wGZN6NL01g/Ashes%20and%20Snow%20022.gif

Según Platón, el conocimiento es un subconjunto de lo que forma parte a la vez de la verdad y de la creencia.
Integral Philosopher Michel Bauwens "Vision"