sábado, 8 de septiembre de 2007

El método del chamán.

"No hay ninguna realidad pre-discursiva. Cada realidad se funda y se define por un discurso".
J. Lacan

En toda cultura la realidad y la subjetividad se han construido en base a mitos, estos subyacen aún en las elaboraciones más racionales.

Maestros del éxtasis.

La palabra chamán, "aquel que conoce el éxtasis", proviene de la tribu Tungús de Siberia, pero el chamanismo es una tradición extendida por todo el mundo.

El chamán es un hombre o una mujer que "viaja" en un estado alterado de conciencia inducido habitualmente por el toque rítmico de instrumentos de percusión o en algunos casos por drogas psicoactivas buscando el éxtasis para poder curar o guiar a los miembros de su comunidad.

El término éxtasis es de origen griego, su significado es desplazarse, alejarse de los sentidos; ya en los misterios dionisíacos y órficos el éxtasis se inducía a través del entusiasmo en lugar del ascetismo, al decir de Nietzsche había que ganar el cielo no por debilidad sino por un exceso de fuerza.

A diferencia del medium, el chamán permanece consciente durante su "viaje", tiene control de sus facultades y no sufre amnesia al volver a la realidad ordinaria.

El éxtasis chamánico es un estado de inspiración inducido para obtener información en "otra realidad" para luego operar en el mundo cotidiano, distinto de los estados de arrobamiento místico o yoguico donde sólo hay contemplación.

Occidente ha tratado de exterminar a los chamanes, tanto el comunismo en Siberia, como los protestantes en Norteamérica y los católicos en Sudamérica. Evidentemente se les temía porque ponen en peligro el orden establecido, son subversivos.

La curación chamánica.

Antropológicamente se distingue el chamán del curandero, este último trabaja con hierbas y plegarias, no tiene que entrar necesariamente en el "mundo de los espíritus" y goza de un estatus inferior al del chamán, que es "aquél que sabe", que tiene vivencias de una realidad distinta a la cotidiana sólo accesible a través de un largo proceso iniciático que no sólo consiste en obtener la experiencia extática sino en recibir instrucción teórica y práctica.

La curación chamánica no se relaciona directamente con la eliminación de las dolencias, el chamán busca la transformación espiritual del paciente pues para él la enfermedad es consecuencia de un estado equivocado del ser, la diferenciación cuerpo-alma le es inútil. Para los chamanes el hombre se enferma cuando su vida no tiene sentido, cuando el miedo lo invade hasta hacerle perder su capacidad de amor, su alegría y la confianza, pilares para ellos de la salud. Les es muy importante saber el significado que para el consultante tiene su padecimiento, cómo se desenvolvía su vida, qué conductas y actitudes tenía antes del desencadenamiento de los síntomas.

Mediante los rituales curativos se persigue entrar en un "tiempo sagrado", donde se trasciende la tensión de los puestos y los límites del espacio-tiempo profanos buscando obtener al fin del proceso un renacimiento espiritual con el cual el estado de desequilibrio cesaría y con él la enfermedad.

La descripción del mundo.

El sistema de pensamiento Occidental basado en las tradiciones helénica y judeo-cristiana es el que nos dio los paradigmas con los cuales diseñamos la realidad que llamamos objetiva.

Creer que la única forma válida de concebir el mundo es la nuestra es una postura de estrechez mental necesaria para no abismarnos ante el "caos exterior".

En los cimientos de toda la concepción moderna alienta la ilusión de que las llamadas leyes naturales son explicaciones de la naturaleza.

La descripción científica del mundo es una narración de experimentos. Las regularidades que se encuentran pueden ver sólo las de sus pautas, una exigencia de la gramática o de las matemáticas.

Para la cosmovisión chamánica la realidad cotidiana no es más que una forma de ver condicionada por creencias y supuestos fundamentales como que todo es independiente, que tiene un principio y un fin y que todo efecto es producto de una causa. La disciplina que sigue el chamán apunta a la muerte de esta perspectiva que considera alienante y al nacimiento de una visión donde todo está relacionado y es inter-dependiente y los acontecimientos son sincrónicos. La experiencia extática es la manera de aprehender ese mundo y cree que la explicación intelectual es un obstáculo.

El hombre Occidental, por el contrario, si no puede hacer inteligible un suceso en términos lógico-positivos su mundo se desorganiza, se vuelve anárquico.

El universo simbólico que nos tiene sujetos determina la posibilidad de nuestro conocimiento.

El paraíso perdido.

Ante las tensiones y la crisis de los valores de Occidente de este fin de milenio surgen corrientes pseudo místicas y terapias alernativas que movilizan la vieja añoranza de la plenitud perdida.

El neo-chamanismo de la New Age nos advierte "...Sin un cambio de rumbo importante, el mundo se encamina a la destrucción. Por el camino de la mística y conscientes de la unión de todo cuando existe, se conseguirá un mundo nuevo y mejor en esta realidad, además de la paz que aporta la trascendencia".

Para el psicoanálisis cualquier promesa paradisíaca se inscribe en lo ilusorio ya que un supuesto estado de equilibrio total no se compadece con el plano vital donde el movimiento es su esencia y lograr un punto cero de excitación sería mortal, ni con el sujeto deseante cuya falta en ser, su incompletud es motor de búsqueda inextinguible y el objeto no es sólo el señuelo sino la causa misma de su deseo.

Que la tensión de Eros hacia el Uno culminara en logro implicaría el triunfo de Tánatos sobre el sujeto.

Injertar retazos de otras culturas, sin revisar las raíces de nuestra propia cosmovisión no nos ayudará a superar la actual decadencia de los valores.

Pertenecemos a un orden cultural distinto al del chamanismo y no podemos extrapolar conceptos de ese universo al nuestro, pero es importante señalar que el método del chamán es eficaz en su realidad y lo que sí sirve es ver la relatividad de nuestras concepciones sobre la sanación, la espiritualidad, la fisica, el desarrollo y el crecimiento personal esto nos daría la ductilidad para reformular nociones que en vez de permitirnos avanzar nos estancan.
Jorge Daniel Maldonado
Licenciado en Psicologia


Para conseguir la metamorfosis del aprendiz, don Juan usaba plantas que producen efectos que cambian la forma de percibir la realidad en quien las consume o fuma. Las drogas son parte de una disciplina física y espiritual, como las prácticas ascéticas, los giros del derviche, las maceraciones del eremita cristiano y otras. Cada una de ellas es parte de un simbolismo que abarca al macrocosmos y al microcosmos y cada una se rige por un calendario ritual sagrado.

Las drogas, las prácticas ascéticas y los ejercicios de meditación son medios, no fines. Si el medio se transforma en un fin, se convierte en un agente de destrucción físico y espiritual que conduce a la degradación, la locura e incluso la muerte.

Rota la percepción cotidiana de la realidad, las drogas ya no tienen sentido, porque su función es semejante al mandala del budismo tibetano, es un apoyo para la meditación del principiante, no para el iniciado. El chamán expresa que lo que llamamos realidad consta de "descripciones del mundo" y los prodigios que la droga realiza son medios para destruir nuestros débiles razonamientos, nuestra percepción del mundo ordinario y para ubicar en su justa medida nuestras certidumbres. Él llama "parar el mundo" el terminar con la dualidad del sí y el no. Debemos recuperar esa mirada diáfana con una visión directa y profunda. Así alcanzaremos ese estado al que han aspirado todos los sabios del mundo: contemplativa imparcialidad.

Dos Categorías de Instrucción.

En sus enseñanzas, desarrolladas por brujos de la antigüedad, existen dos categorías de instrucción. A una de ellas se le denomina "enseñanza para el lado derecho" y se la lleva a cabo en estados de conciencia cotidianos. A la otra se la llama " enseñanza para el lado izquierdo" y se la practica solamente en los estados de conciencia acrecentada.

Las dos categorías de instrucción permiten a los maestros adiestrar a sus aprendices en tres áreas: la maestría del estar consciente de ser, el arte del acecho y la maestría del intento. Estas tres áreas también se conocen como los tres enigmas que los brujos encuentran al buscar el conocimiento.

La maestría del estar de ser, es el enigma de la mente ; la perplejidad que los brujos experimentan al darse cabal cuenta del asombroso misterio y alcance de la conciencia de ser y la percepción.

El arte del acecho es el enigma del corazón; el desconcierto que sienten los brujos al descubrir dos cosas: una, que el mundo parece ser inalterablemente objetivo y real debido a ciertas peculiaridades de nuestra percepción; y la otra, que si se ponen en juego diferentes peculiaridades de nuestra percepción, ese mundo que parece ser inalterablemente objetivo y real, cambia.

La maestría del intento es el enigma del espíritu, el enigma de lo abstracto.

La instrucción proporcionada por Don Juan en el arte del acecho y la maestría del intento se basaron en la instrucción del estar consciente de ser: una piedra angular que consiste de las siguientes premisas básicas:

1. El universo es una infinita aglomeración de campos de energía, semejantes a filamentos de luz que se extienden infinitamente en todas direcciones.

2. Estos campos de energía, llamados emanaciones del Águila, irradian de una fuente de inconcebibles proporciones, metafóricamente llamada Águila.

3. Los seres humanos están compuestos de esos mismos campos de energía filiforme. A los brujos, los seres humanos se les aparecen como unos gigantescos huevos luminosos, que son recipientes a través de los cuales pasan esos filamentos luminosos de infinita extensión; bolas de luz del tamaño del cuerpo de una persona con los brazos extendidos hacia los lados y hacia arriba.

4. Del número total de campos de energía filiformes que pasan a través de esas bolas luminosas, solo un pequeño grupo, dentro de esa concha de luminosidad, está encendido por un punto de esa intensa brillantez localizado en la superficie de la bola.

5. La percepción ocurre cuando los campos de energía en ese pequeño grupo, encendido por ese punto de brillantez, extienden su luz hasta resplandecer aún fuera de la bola. Como los únicos campos de energía perceptibles son aquellos iluminados por el punto de brillantez, a este punto se le llama el "punto donde encaja la percepción" o, simplemente, "punto de encaje".

6. Es posible lograr que el punto de encaje se desplace de su posición habitual en la superficie de la bola luminosa, ya sea hacia su interior o hacia otra posición en su superficie o hacia afuera de ella. Dado que la brillantez del punto de encaje es suficiente, en sí misma, para iluminar cualquier campo de energía con el cual entra en contacto, el punto , al moverse hacia una nueva posición, de inmediato hace resplandecer diferentes campos de energía, haciéndolos de este modo percibibles: al acto de percibir de esa manera se le llama ver.

7. La nueva posición del punto de encaje permite la percepción de un mundo completamente diferente al mundo cotidiano; un mundo tan objetivo y real como el que percibimos normalmente. Los brujos entran a ese otro mundo con el fin de obtener energía, poder, soluciones a problemas generales o particulares, o para enfrentarse con lo inimaginable.

8. El intento es la fuerza omnipresente que nos hace percibir. No nos tornamos conscientes porque percibimos, sino que percibimos como resultado de la presión y la intromisión del intento.

9. El objetivo final de los brujos es alcanzar un estado de conciencia total y ser capaces de experimentar todas las posibilidades perceptuales que están a disposición del hombre. Este estado de conciencia implica, asimismo, una forma alternativa de morir.

Dicen que de poetas y locos todos tenemos un poco. también de chamanes, que son los sanadores del cuerpo y el espíritu más antiguos de la humanidad. Un chamán modifica su estado de conciencia para sanar, y lo hace en el mundo del espíritu. La crisis es una posibilidad de alcanzar una comprensión de sí mismo, del otro, la comunidad y el cosmos. Para él todo está interrelacionado, vivo y es sagrado.
El chamán alcanza la unidad con la naturaleza, se hermana con todos los seres a través del trance que consigue mediante distintas técnicas. Es capaz de conocer el cielo y el infierno interior. Moverse de uno a otro a voluntad. Ser chamán también implica un grado de madurez y un viaje para convertirse en una persona completa.
El chamanismo no es una religión. Existe antes de las religiones, no tiene dogmas, no está estructurado y no hay intermediarios. Cada uno puede establecer un contacto directo con el espíritu. Actúa como médico, psicoterapeuta, trabajador social o místico. Tiene un espíritu abierto, no dogmático, sintético e integrativo.
Tiene una relación buena con el paciente y usa cualquier truco para curar. Puede provocar crisis, estados de shock, etc. Para llevar a experimentar otra realidad, otro punto de vista, o una nueva comprensión sobre la enfermedad del cuerpo y el alma.
Es un sanador que une el mundo interno y externo; el individuo y la comunidad; la mente y el cosmos. Se usa a sí mismo para curar. El chamanismo busca expandir la conciencia a través del contacto con la naturaleza.

Los chamanes usan distintas técnicas. Aquí menciono algunas de ellas:

La danza, canto, música (tambores, maracas, flautas, etc.)
A través del movimiento corporal y diversos tipos de respiración. El cuerpo libera sus bloqueos físicos, emocionales, mentales, y entra en un estado de mente silenciosa de disolución en nosotros mismos, más allá de lo que somos o pretendemos ser. En este proceso se producen unas fuertes resistencias antes de disolverse los bloqueos. Parándose el diálogo interno.

La inmovilidad
Nos acerca a experiencias cercanas a la muerte. Enterramientos, deprivación sensorial, etc. Afrontamos el dolor y el sufrimiento conscientes.

Trabajos con la oscuridad
Trabajos en las noches, caminatas sin visión, en cuevas, cabañas de oscuridad, etc. Los pensamientos llegan a flotar delante de nosotros, vemos nuestras luces y sonidos internos, nos vinculamos a otras dimensiones. Encontramos el silencio.

Sustancias
Se usaban para ampliar la conciencia. Eran plantas educadoras y ayudadoras para alcanzar nuevos puntos de vista, nuevas visiones sobre sí mismo y la realidad. Un uso que hemos perdido y sería necesario recuperar para dar un sentido adecuado al consumo actual.

Las caminatas de Poder
Las Peregrinaciones
Limpian el cuerpo. Lo preparan para poder contener los distintos estados modificados de la conciencia. La peregrinación es un camino al interior de sí mismo. Por ejemplo: El Camino de Santiago es una peregrinación hacia sí mismo que comienza en una etapa purificativa y termina en Finisterre en el vacío.

Vigilias Nocturnas
Ensoñación
Noches sin dormir. El sueño consciente. La modificación de los sueños a voluntad. Cambiarlos, es cambiar nuestra realidad ordinaria. Para ello es necesario acumular mucha energía que perdemos en el diálogo interno, hábitos, etc. Se crea una continuidad en la atención y se mantiene largo tiempo.


La energía Sexual
Ahorrar la energía sexual para hacerla ascender por la columna vertebral como han desarrollado el tantrismo y el taoísmo. La vida del amor mágico.


Contacto Naturaleza
Identificación y comunión con rocas, árboles, animales, viento, etc. Transformarse en un animal y apropiarse de sus cualidades.
También se trabaja con cristales, sanación por imposición de manos, canalizaciones, acechar debilidades, etc.

El chamán usa rituales. Son una estrategia para crear una actitud, un estado de conciencia para poder abrirse al misterio. Dota de sentido a lo que hace, disminuye el miedo a lo desconocido e invoca a la presencia en nosotros.
El trabajo chamánico integra el cuerpo, en el cual sucede todo, los estados modificados se producen dentro y no fuera del mismo. Hay una confianza en la autorregulación organísmica. La sabiduría del cuerpo conectada con el todo.
La espontaneidad en el dejarse llevar y entregarse a la experiencia. El desarrollo del sentir y la intuición. Se produce asimismo una integración de opuestos.
El uso que el chamán hace de sí mismo para curar. La actitud de respeto con la persona y la crisis. El frustrar lo falso y apoyar lo genuino.
Además se desarrolla el Testigo Interior y la atención, es el contacto con el Espíritu. Es, en definitiva, responsabilizarse en un mundo de misterio.
La recuperación de este espíritu en distintas escuelas psicológicas y tradiciones espirituales ha hecho surgir lo que podríamos llamar un nuevo chamanismo. Estamos ya afrontando la revolución pendiente: la interior. Un curar que es ampliar la conciencia, un conocimiento más intuitivo, un mundo más justo y compasivo. Donde la cabeza, el corazón y el instinto estén en armonía con la Tierra y el Cosmos.



Ir a la pagina siguiente
- Los requisitos para el aprendiz.

Volver a la página anterior

Volver a la página principal

Las enseñanzas de don Juan.

2 comentarios:

Mgr. Jorge Porubský dijo...

Quisiera conectarme con el Licenciado en Psicologia Jorge Daniel Maldonado, si alguien puede facilitarme el contacto estaré muy agradecido, mi mail es jorge.porubsky@gmail.com, desde ya muchas gracias y muy bueno el blog y todo su contenido.

Mgr. Jorge Porubský dijo...

Muy interesantes todos los temas tratados en el blog, muchas gracias por compartir tantos conocimientos, ojala que no cese la pluma de pintar tan bellas letras...

Related Posts with Thumbnails
ASHES AND SNOW
http://lh4.ggpht.com/_Wbrv4TZOFic/SZcqRLSIoCI/AAAAAAAABCA/7wGZN6NL01g/Ashes%20and%20Snow%20022.gif

Según Platón, el conocimiento es un subconjunto de lo que forma parte a la vez de la verdad y de la creencia.
Integral Philosopher Michel Bauwens "Vision"