lunes, 22 de diciembre de 2008

Sobre la iluminación

"Ningún ser personal puede traspasar los límites de su 'yo', sea moralmente (por la práctica de las virtudes que quebrantan el apego), sea místicamente (por la unión cognoscitiva directa de la última realidad), si no tiene plena conciencia de lo que es, y de por qué es lo que es. Se trasciende del ser personal a través del conocimiento consciente de uno mismo."
El Fin y los Medios, pag. 344


"La última realidad que llegan a descubrir los que se resuelven a modificar su propia existencia con el objeto de alcanzar su conocimiento directo, no es, como ya lo hemos visto, una personalidad. Desde que no es personal, resulta ilegítimo atribuirle cualidades éticas. 'Dios no es bueno -decía Eckhart-. Yo soy bueno.' (...) La última realidad es 'la paz del Señor que pasa todo entendimiento'; la bondad es el medio por el cual uno puede aproximársele."
El Fin y los Medios, pag. 318


"Una última identidad física subyace en toda la aparente diversidad física del mundo. Más aún, todas las existencias aparentemente independientes son en realidad interdependientes. Mientras tanto, los místicos han demostrado que todo investigador adiestrado en el recogimiento y la meditación, puede alcanzar la experimentación directa de una unidad espiritual subyaciendo la aparente diversidad de las conciencias independientes. Ellos han hecho ver que lo que parecía ser el último hecho de la personalidad no es en realidad un hecho final, y que les es posible a los individuos trascender las limitaciones de la personalidad y mezclar su propia conciencia en una conciencia impersonal mayor, que subyace a toda mente personal."
El Fin y los Medios, pag. 315


"[los fundadores de la religión] han dividido a los seres humanos en dos grupos: una minoría constituida por personas capaces de realizar los esfuerzos que son necesarios para alcanzar el esclarecimiento, y una gran mayoría que es incapaz de semejantes esfuerzos. Esta concepción es fundamental en el hinduismo, en el budismo, y por lo general en todas las filosofías de la India. Se encuentra implícitamente en todas las enseñanzas de Lao-Tsé y también en las de los estoicos. Jesús de Nazareth enseñaba que 'muchos son los llamados y pocos los elegidos', y también que hay ciertas personas que constituyen 'la sal del mundo' y que por ello son capaces de preservarlo y de impedir su decaimiento. (...) En la práctica, el cristianismo, del mismo modo que el hinduismo o el budismo, no es una sola religión, sino varias religiones que se adaptan a las necesidades de los distintos tipos de seres humanos."
El Fin y los Medios, pag. 244


"Las inteligencias que pueden deleitarse en lo que podría denominarse el conocimiento en gran escala -esto es, el conocimiento de las relaciones que subsisten entre cosas y hechos que distan considerablemente en el espacio y en el tiempo y que aparentemente no tienen atingencia entre si- son raras."
El Fin y los Medios, pag. 214


"El aprender a vivir en abnegación activa constante es probablemente la más difícil y más ardua de todas las tareas humanas pero aquellos que la realizan tienen la recompensa que recibieron (...) todos los grandes místicos; el vivir simultáneamente en el tiempo y en la eternidad, entre los hombres y en dios, y la paz y la bienaventuranza, en esta vida terrena, de la visión beatífica."
Eminencia Gris: Estudio sobre Religión y Política, pag. 109


"'Perfección' es el estado de autoabnegación total y continua en la Realidad -el estado de aquellos que pueden decir 'vivo, pero no soy yo sino Dios quien vive en mí'. De sus biografías, surge claramente que los hombres y las mujeres que han llegado a tal perfección, reciben, entre los demás frutos del espíritu, un extraordinario aumento de fuerza moral. Es, por su calidad, una fuerza totalmente distinta de esa inflexibilidad propia de la tensa y egocéntrica voluntad personal del estoico y de los luciferes mezquinos 'enemigos de lo justo', según la expresiva frase de Blake, y enemigos de lo injusto. La voluntad de la persona autoabnegada es floja y lánguida, porque no es su voluntad propia sino un gran río de fuerza que corre a través de ella desde un mar de conciencia subliminal que se abre a su vez al océano de la realidad. Irradia alegría y una serenidad hermosa aunque arredradora; obra con suavidad irresistible, y, siendo completamente humilde, ejerce la autoridad de un poder infinitamente mayor que ella misma, y del cual es mero instrumento."
Eminencia Gris: Estudio sobre Religión y Política, pag. 205


"Una aniquilación violenta de su yo frustraría su propio propósito, ya que esa violencia pertenecería a la mera voluntad humana y el usar de ella no haría sino robustecer esa voluntad contra la voluntad de Dios. En ese acto de autonegación, el hombre tiene que obrar de algún modo sin esfuerzo, o, mejor dicho, permitir que su yo sea dirigido, pasivamente, por la voluntad divina."
Eminencia Gris: Estudio sobre Religión y Política, pag. 21


0 comentarios:

Related Posts with Thumbnails
ASHES AND SNOW
http://lh4.ggpht.com/_Wbrv4TZOFic/SZcqRLSIoCI/AAAAAAAABCA/7wGZN6NL01g/Ashes%20and%20Snow%20022.gif

Según Platón, el conocimiento es un subconjunto de lo que forma parte a la vez de la verdad y de la creencia.
Integral Philosopher Michel Bauwens "Vision"