lunes, 6 de octubre de 2008

De Ti al Infinito.

Esta es una de la herramientas más bellas y efectivas para experimentar la naturaleza No-dual radical de la mente. Llámalo "Gran Mente", "Brahman", "Espíritu", "Dios" o simplemente "Sí Mismo", estas instrucciones para "apuntar" llevarán tu atención a esa parte de tí que es perfectamente consciente, el aspecto siempre conciente primordial de tí mismo.
El texto viene directamente de un e-mail que Ken Wilber envió a un miembro del staff varios meses atrás.
El poder de estas instrucciones viene de tener puesto el nombre de uno mismo apareciendo en el texto. Por lo tanto, antes de leerlas, recomendamos copiarlas a Word y buscar y reemplazar donde esté el nombre "Alejandro" por el propio, para personalizar la experiencia.
Esperamos sinceramente que lo disfrutes tanto como lo hemos hecho nosotros.


Lo que voy a hacer a continuación es simplemente "describir" el Si Mismo no dual tal como es visto inmediatamente en este momento. Lo siguiente es el discurrir de la conciencia, de manera que perdona cualquier metida de pata. Simplemente relaja tu mente y lee lo siguiente de manera liviana (si una sentencia inmediatamente cobra sentido, bien, sino sólo continúa leyendo):

Lo que has estado buscando es literal y exactamente Eso que está leyendo esta página ahora. Este Sí Mismo no puede ser encontrado porque jamás fue perdido: siempre has sabido que tú eras tú. Esa Yoidad es una condición constante de todo lo que surge, es el espacio en el cual todo surge, nada hay fuera de esto y por lo tanto es completa Paz, e irradia su propia belleza en todas direcciones. Alejandro surge en el espacio de la Yoidad, Alejandro surge en ésta vasta espaciosidad, esta pura apertura. Alejandro es un objeto, como un árbol o una nube que surge en el espacio del Sí Mismo que tú eres.

Yo no estoy hablando a Alejandro ahora, yo te estoy hablando a ti. Eso que está consciente de Alejandro es este siempre presente Sí Mismo. Este Sí Mismo es consciente de Alejandro surgiendo ahora. Este Sí Mismo es Dios. Dios está leyendo esta página. Alejandro no está leyendo esta página. Dios está leyendo esta página. El Sí Mismo está conciente de Alejandro y consciente de esta página. Tú no eres Alejandro. Tú eres lo que está consciente de Alejandro. Lo que está consciente de Alejandro es una Yoidad que en sí misma no puede ser vista sino sólo sentida, sentida como una certeza absoluta, un inamovible sentido de ser, Yo Soy lo que Yo Soy eterna, intemporal e infinitamente. Hay sólo esta Yoidad en todas direcciones. Todo surge espontáneamente en el espacio de esta gran perfección que es el Sí Mismo, que está leyendo esta página ahora.

Y tú, Alejandro, eres ese Sí Mismo. Siempre sabes que eres ese Sí Mismo. Jamás hubo un tiempo en el que no sabías que tú eras tú. No puedes recordar alguna vez cuando no eras tú. La única cosa que puedes recordar es algo que este Sí Mismo hizo. Existe sólo este Sí Mismo. No puedes alcanzarlo porque es lo que está haciendo la búsqueda. No puedes verlo porque es lo que está viendo ahora, lo que significa, que todo simplemente surge en su consciencia: el mundo entero surge en su consciencia ahora. Eres ese espacio en el cual todo está surgiendo espontáneamente y sin esfuerzo. Tú eres el Uno. Siempre has sido ese Uno. Hay sólo ese Uno. No pretendas que estás encontrando ese Uno. No pretendas que has olvidado ese Uno. La única cosa que siempre sabes, la única cosa que puedes recordar siempre, la única cosa que realmente estás sintiendo justo ahora es ese Uno: la "ser-idad", la "ahoridad", la condición semejante de todo, tal cual es, y lo que es está surgiendo dentro de tu Sí Mismo - el simple sentimiento de Ser, que es todo lo que siempre sientes.

Mira las nubes: ellas están surgiendo en tu consciencia: ellas están surgiendo en ti. Las nubes están fuera de Alejandro pero dentro de tu Sí Mismo. Mira tu cuerpo y esta habitación. Tu cuerpo está en esta habitación, pero ambos, el cuerpo y la habitación surgen EN tu conciencia. Literalmente estás manteniéndolas cariñosamente en tu consciencia. Las montañas están surgiendo en tu conciencia: ellas están surgiendo en ti, y tú estás amablemente manteniendo las montañas dentro de tu consciencia, manteniendo el mundo que surge dentro de tu abrazo tanto como el más radiante ser amado. Las montañas están surgiendo fuera de Alejandro pero dentro de tu Sí Mismo. Las nubes, las montañas, y Alejandro están simultáneamente y sin esfuerzo surgiendo en este Sí Mismo, el lector de esta página. Todo esto está surgiendo en esta inquebrantable Yoidad, que no es una cosa, objeto o una persona, sino la apertura o claridad en la cual todas las cosas, todos los objetos y todas las personas están surgiendo.

Este vacío, esta apertura, esta vasta amplitud es tu Sí Mismo, es lo que has sido siempre, es lo que eras antes que tus padres nacieran, es lo que eras antes que el Big Bang sucediera. Antes que Abraham fuera, Yo Soy. No hay antes ni después para este ahora que es el Sí Mismo. Existe solo este ahora del Sí Mismo que está leyendo esta página en este mismo momento. No hay pasado y no hay futuro en este ahora interminable. Todos los antes y los después surgen en esta conciencia. Existe solo esta radiante belleza siempre presente, nunca comenzada, sin fin, no nacida, inmortal, que es consciente de esta página, que es consciente de este universo, y que encuentra a todos ellos EN el espacio en que es, y por lo tanto todas las cosas surgen en la inquebrantable Paz que las mantiene dentro de su cuidado. Alejandro está en el universo; el universo está en tu Sí Mismo.

Por lo tanto, sé este siempre presente Sí Mismo que está leyendo esta página. Yo no estoy hablando a Alejandro, yo te estoy hablando a ti. Deja que Alejandro surja y decaiga como todos los objetos. Deja que Alejandro sea, permanezca un poquito, y pase: que tiene esto que ver con tu Sí Mismo? Todos los objetos surgen, permanecen y pasan en la amplitud y vacío que es conciente de este momento, y este momento, y este momento, y este momento. Aún este momento no tiene final, jamás has sentido que el presente tenga un final porque no lo tiene: es la única cosa que es real: este ahora, este simple sentimiento de darse cuenta en el cual esta página flota, y en el cual Alejandro flota, y en el cual las nubes flotan. Cuando sientes este ahora presente, no hay nada fuera de él - no puedes ver en el afuera de la intemporalidad porque no hay nada fuera de ella. Ahora y ahora y ahora es todo lo que conoces, y esta "ahoridad" es simplemente otro nombre para el espacioso Sí Mismo en el cual el kosmos entero surge como una radiante, gozosa, extática felicidad y un deseo de compartir este Gozo infinito con todos los demás.

A causa de que esta página y las montañas y nubes surgen en tu conciencia, no hay nada fuera de tu Sí Mismo. Que literalmente no haya nada fuera de tu Sí Mismo significa que literalmente nada puede amenazarlo. Puesto que conoces este Sí Mismo, conoces la Paz. A causa de que ya eres directa, inmediata, e íntimamente uno e idéntico con Eso que está leyendo esta página ahora mismo, conoces a Dios ahora mismo, directa, inmediata, inequívoca y sin lugar a dudas. Y a causa de que conoces a Dios ahora mismo, como el Sí Mismo que está leyendo esta página, sabes que estás definitiva, verdadera y profundamente en tu hogar, un hogar que siempre has conocido directamente y has fingido no conocer.

Por lo tanto, no finjas más. Confiesa que eres Dios. Confiesa que eres Belleza. Confiesa que eres la Verdad que los sabios han buscado por centurias. Confiesa que eres la Paz más allá del entendimiento. Confiesa que eres tan extáticamente feliz que manifestaste el mundo entero solo para ser testigo de una radiante belleza que no podías mantener más solo para tí mismo. Confiesa que el Testigo de esta página, el Sí Mismo de éste y todos los mundos es el uno y el único verdadero espíritu que mira a través de todos los ojos, escucha con todos los oídos y se extiende en amor y compasión para abrazar a todos los seres que creó en él mismo en una danza extática eterna que es el secreto de todos los secretos. Y confiesa que eres el Único, que eres literalmente el Uno en el universo entero: no hay otros para este Uno. Realmente hay otros para Alejandro, pero Alejandro y los otros surgen en la conciencia que está leyendo esta página, y esta conciencia, este Sí Mismo, no tiene otro porque todos los otros surgen en él. Uno sin un segundo es lo que está leyendo esta página.
Por lo tanto, soy ese Uno.
Y también doy mi amor a Alejandro.


Fuentes:

http://www.nueva-conciencia.net/images/head2.jpg


0 comentarios:

Related Posts with Thumbnails
ASHES AND SNOW
http://lh4.ggpht.com/_Wbrv4TZOFic/SZcqRLSIoCI/AAAAAAAABCA/7wGZN6NL01g/Ashes%20and%20Snow%20022.gif

Según Platón, el conocimiento es un subconjunto de lo que forma parte a la vez de la verdad y de la creencia.
Integral Philosopher Michel Bauwens "Vision"